• carrusel-blog

  • slide-blog

Protectia: Actualidad de Patentes y Marcas

1no
21
3no

El secreto empresarial: una nueva ley

Por |8 de febrero, 2019|

Acaba de ver la luz una nueva Ley de Secreto Empresarial. Con ello, se dota de amplio contenido a una figura de protección de la propiedad industrial e intelectual, configurándola como una opción de protección muy ventajosa para determinados conocimientos e informaciones que son estratégicos en las empresas e instituciones.

Se considera secreto empresarial cualquier información o conocimiento, incluido el tecnológico, científico, industrial, comercial, organizativo o financiero, siempre que reúna unas determinadas condiciones, de entre las que se encuentra “haber sido objeto de medidas razonables por parte de su titular para mantenerlo en secreto”.

Ello va a conllevar que las empresas han de implementar un plan de protección del secreto para que éste cumpla su función y sea eficaz y útil.

La protección que otorga el secreto empresarial se extiende frente a cualquier modalidad de obtención, utilización o revelación de la información que, de acuerdo a lo establecido en esta ley, resulte ilícita o tenga un origen ilícito.

Esta ley además, proporciona al titular del secreto unas herramientas útiles para su defensa, pudiendo bloquear la producción, oferta, comercialización, importación, exportación o almacenamiento de las mercancías infractoras, esto es, aquellas cuyo diseño, características, funcionamiento, proceso de producción o comercialización se beneficien de un secreto empresarial obtenido, utilizado o revelado ilícitamente.

El secreto empresarial se configura como objeto del derecho de propiedad, siendo transmisible e incluyendo la posibilidad de licencia.

Las empresas e instituciones tienen una gran oportunidad de salvaguardar sus conocimientos a través de esta “nueva” figura. Si quieres obtener más información, ponte en contacto con nosotros pulsando aquí. (guiado al email para que efectúen el contacto)

Nombre Comercial: el primo desconocido de la Marca

Por |24 de octubre, 2016|

Hoy os hablamos nuevamente de la modalidad registral del nombre comercial, como protección de vuestras denominaciones y logotipos.

El Nombre Comercial es un signo distintivo –de ahí que lo llamemos ‘primo de la marca’- que sirve para identificar una empresa en el tráfico mercantil y para distinguirla de las demás empresas que desarrollan actividades idénticas o similares. En contraste, la marca distingue los productos o servicios de una empresa –no la empresa en sí misma-, ya sea ésta de carácter individual o social.

¿Un nombre comercial tiene que ser necesariamente un nombre? No, puede ser un signo que no sea un nombre, como por ejemplo imágenes, figuras y dibujos, lo aclara expresamente el legislador en el art. 87.2 de la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas.

Tal y como expone la Oficina Española de Patentes y Marcas (en adelante, OEPM) en un intento de aproximación del término a nuestra comprensión, podríamos plantear un símil con la persona física que nos permitiría concluir lo siguiente:

  • La denominación social de una empresa sería el “nombre civil” de la persona física. Esto es: “Farrokh Bulsara” en el caso de Freddie Mercury o Shakira Isabel Mebarak Ripoll en el caso de la conocida cantante Shakira.
  • El nombre comercial sería el “nombre artístico” con que dicha persona se presenta a sus clientes en el mercado, que siguiendo el ejemplo anterior sería “Freddie Mercury”. Respecto al segundo ejemplo, sería “Shakira”.

Una vez diferenciado el significado de nombre comercial y denominación social de una empresa, es importante señalar que, como parece lógico y también ocurre con las personas físicas, no es necesario que el nombre comercial y la denominación social coincidan. Es decir, como mencionábamos antes, las personas físicas pueden poseer un nombre civil (nombre y apellidos) completamente distinto a su nombre artístico, y si no, fijémonos en el ejemplo de Freddie Mercury, su nombre civil era “Farrokh Bulsara”, ¿qué parecido hay? Diríamos que ninguno.

La OEPM aclara que al contrario de lo que ocurre con la denominación social de una empresa, una misma persona física o jurídica puede escoger la opción de tener más de un nombre comercial, tantos como considere, para identificar las distintas actividades empresariales que lleve a cabo en los variados sectores del mercado en los que participe.

  1. Comparación con las marcas y diferencias entre ellos:

Tanto la marca como el nombre comercial son signos distintivos respecto de los cuales, al menos teóricamente, es fácil concluir que no sirven para el mismo fin. Sin embargo, sí son parecidos, y de ahí viene el hecho de que en la práctica sea difícil diferenciarlos en cuanto a su utilidad, quedando normalmente el Nombre Comercial relegado a un segundo –o último- plano.

Cómo registrar patentes y marcas en Europa

Por |19 de julio, 2016|

Registrar patentes y marcas en Europa es uno de los objetivos principales a abordar en un proceso de internacionalización empresarial que cubra parte o la totalidad de los países del viejo continente.

Por este motivo a continuación vamos a facilitar una orientación sobre las formas en que la actual legislación permite registrar patentes y marcas en Europa para lograr un derecho en exclusiva de un determinado signo distintivo o el monopolio de una tecnología concreta.

Para proceder al registro en “bloque”, es decir de un grupo de países europeos en un único trámite existen dos vías en base al tipo de protección que precisemos.

Si queremos proteger la imagen, la marca, de nuestros productos o servicios podemos recurrir al registro de marcas europeas a través de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO).

La disfruteria: a la venta la marca para servicios de restauración y hospedaje temporal

Por |19 de julio, 2016|

Hoy os contamos la historia de una marca evocativa para servicios de restauración y hospedaje temporal.

Nuestra cliente Estrella Arias Mayo, registró su marca  en 2002 por lo que cuenta con una antigüedad de 14 años. De esta manera el derecho está en vigor y plenamente consolidado.

La denominación es sugerente de la actividad de locales de restauración por una parte dedicados a dispensar zumos de frutas, smoothies pero también para nombrar bares de ocio como evocativo del verbo “disfrutar”.

Tras un bagaje exitoso de estos años, Estrella ha decidido poner a la venta su derecho en España por un valor de partida 10.000 €.

Por lo que si estás interesado en hacerte propietario en exclusiva de la denominación no tienes más que consultarnos.

Esta es su situación administrativa: