El Consejo de la Denominación de Origen Calificada ‘Rioja’ ha promovido un recurso extraordinario federal contra la sentencia de apelación del tribunal argentino que falló el pasado mes de febrero a favor del reconocimiento de ‘La Rioja argentina’ como indicación geográfica para vinos.

La Rioja viene oponiéndose desde hace una década por entender que la utilización comercial de tal indicación en los mercados internacionales causaría confusión entre los consumidores y consecuentemente «perjudicaría a la región vinícola española, cuya notoriedad es incontestable».

Si bien el Consejo Regulador entiende que el asunto «todavía no está finiquitado en la vía judicial», también entiende que las perspectivas «no son halagüeñas».

No obstante, el Consejo Regulador asume el cometido de «agotar en vía judicial todas las posibilidades para impedir que el planteamiento argentino prospere» y recuerda el compromiso de la Administración española de intentar una solución al conflicto por vía diplomática o política.

El órgano rector de la Denominación entiende que dicho papel, que debería haber sido asumido predominantemente por la Unión Europea, «no ha dado los frutos esperados, aun habiendo insistido desde el Consejo en la conveniencia de que el asunto fuera tenido en cuenta en las negociaciones comunitarias, muy especialmente con MERCOSUR».

El Presidente de La Rioja, Pedro Sanz, recalcó que, además, va a comunicar a la Comisión Europea la situación que se está produciendo en la Argentina, porque cree que el fallo de esta resolución judicial es una cuestión que “ataca, en su conjunto, a la competitividad con Europa, desde el punto de vista de los modelos de calidad de denominaciones de origen europeos, que protege y ampara la Unión Europea”.