A diferencia de la protección a través de una patente, una marca puede ser renovada por sucesivos periodos de 10 años, de manera indefinida. Sin embargo, no todas las marcas registradas son efectivamente usadas por razones diversas.

Obligación de uso de marca registrada en España: ¿Por qué se está obligado al uso de la marca registrada?

La protección otorgada por la marca tiene su razón de ser si la marca cumple su función esencial, es decir identificar y diferenciar los productos y servicios ofrecidos en el mercado. Por lo tanto, es necesario su uso en el mercado, de lo contrario se establecería un monopolio impropio sobre una marca registrada.

Además, la obligación de uso responde a una necesidad práctica para evitar registros defensivos, aligerando así el registro de marcas no usadas, con el fin de acercarse a la realidad del tráfico económico.

La Ley Española de Marca dispone que el uso de la marca es un requisito de mantenimiento de la protección. Sin embargo, la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) no las cancela por falta de uso, a la hora de renovarlas. Un tercero ha de iniciar acciones judiciales de caducidad si no se usa la marca registrada, durante un período ininterrumpido de 5 años.