Tanto los niños actuales como los que fueron niños hace unas décadas en España, reconocerán sin duda alguna a Francisco Ibáñez como un verdadero mito de sus infancias, icono del tebeo español y autor de historietas cómicas sin tiempo.

Cuanto a mí, italiana de nacimiento y Madrileña de “adopción”, he tenido el placer de descubrir este gran artista justo el pasado fin de semana. Cómplice un otoñal día de lluvia y la pasión irrefrenable de mi acompañante por el historietista Ibáñez, me adentré en el Círculo de Bellas Artes al descubrimiento de este “mago del humor”.

La sorpresa no podía ser más agradable.

2014-11-29 17.12.43La exposición en su honor, titulada precisamente “Francisco Ibáñez, el mago del humor” es un agradable recorrido por la biografía de este creador autodidacta, la evolución de su estilo siempre original y sobre todo la evolución de los personajes que protagonizan sus memorables viñetas: como por ejemplo Rompetechos, Mortadelo y Filemón, Pepe Gotera y Otilio.

Esos comics tan llenos de detalles, irónicos, inocentes e irreverentes a la vez, son un magistral ejemplo de humor verdadero y de genial manera de comunicar, sobre todo durante la época franquista de censura imperante, a parte de una manera inteligente de reflejar la sociedad española.

En la exposición pueden verse cosas muy interesantes como los bocetos originales de algunos de sus personajes, juguetes de los años 60, merchandising y un enorme mural formado por las portadas más famosas de los tebeos firmados por Ibáñez.