En el día a día de la propiedad industrial nos referimos constantemente a la oficina de marcas y patentes dando por supuesto que la mayoría de personas seden de qué se trata realmente.

Sin embargo he de decir que, como es natural, muchas dudas surgen a propósito de qué es una oficina de marcas y patentes y sobre cuáles son sus funciones. A través de este post, nos proponemos aclarar algunas de estas incertidumbres.

Empecemos por orden: ¿Qué es una oficina de marcas y patentes?

Una oficina de marcas y patentes es el organismo público responsable del registro y concesión de las diferentes modalidades de Propiedad Industrial, es decir: registro de marcas, registro de patentes, modelos de utilidad y diseños industriales. La gestión de la propiedad industrial viene por tanto ejercida por estas entidades y cada país tiene su específica oficina; en el caso de España, es la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) organismo autónomo adscrito a la Subsecretaría de Industria, Turismo y Comercio.

A este propósito, es posible consultar a través del sito de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) un directorio de todas las oficinas de marcas y patentes existentes a nivel internacional.

Las funciones de una oficina de marcas y patentes

Cualquier oficina de marcas y patentes tiene un objetivo común: la protección, tramitación y gestión de todos los derechos de propiedad industrial. Sus funciones en concreto son varias, las principales generalmente:

  • Provisión de asesoramiento sobre servicios y políticas legislativas en materia de propiedad industrial e intelectual
  • Registro de marcas nacionales e internacionales
  • Registro de patentes modelos de utilidad y diseños industriales
  • Patentes Europeas
  • Traducción de reivindicaciones, transcripciones, anotaciones, etc.
  • Además, muchas oficinas de marcas y patentes permiten aprovechar de las ventajas del procedimiento de solicitud de marcas, patentes, etc. por vía telemática.

Las patentes y las marcas son activos para las empresas que cada vez cobran más valor; son los activos intangibles que cada vez pesan más en los balances de las empresas, aunque muchas de ellas no los tengan debidamente valuados.

Para finalizar, es muy importante destacar que, aunque los trámites para presentar solicitudes son prácticamente automatizados, es de vital importancia contar con unos profesionales que puedan asesorar y vigilar en todo momento el expediente en cuestión. La ayuda de una agencia como Protectia puede ser decisiva a la hora de determinar el éxito de un registro.

¿Estás interesado en que te representemos ante una oficina de marcas y patentes?

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam