Tal y como mencionábamos en historia de las patentes, la revolución industrial de finales del siglo XVII y principios del siglo XIX,  supuso un cambio definitivo a nivel mundial, pues pasamos de una economía basada en el trabajo manual a otra dominada por la industria y la manufactura.

Convenio de la Unión de París

Esta revolución impulso con fuerza  la innovación tecnológica  como motor del desarrollo fabril.

El progreso y los avances en las comunicaciones trajeron consigo la expansión del mercado exterior y por tanto las relaciones mercantiles recurrentes entre países.

A su vez, de  esta nueva situación del tráfico mercantil surgió la necesidad jurídica de homologar las normas que regían la protección de los derechos de propiedad industrial.

Fruto de este proceso nace el Convenio de la Unión de Paris (CUP) primer gran tratado internacional y uno de los textos legislativos más importantes de aplicación en propiedad industrial, no sólo por los países que se encuentran adscritos, sino porque su normativa sentó las bases de la percepción moderna del régimen legal de patentes, marcas y diseños industriales.

CONVENIO DE LA UNIÓN DE PARÍS: PRINCIPIOS BÁSICOS

El Convenio de la Unión de París se aprobó el 20 de marzo de 1.883 y estableció alguno de los principios que rigen la materia en la actualidad y siguen plenamente en vigor:

  • Trato nacional a los ciudadanos de los miembros del CUP y condición de asimilados.
  • Prohibiciones de marcas en cuanto a los emblemas de Estado, signos oficiales de control y emblemas de organizaciones intergubernamentales
  • Principio de prioridad internacional respecto de la fecha del llamado primer depósito.
  • Imposibilidad de la prioridad en cascada.
  • Territorialidad de los registros, suponiendo que no existan derechos de propiedad industrial mundiales.
  • Indicaciones falsas y competencia desleal.

En definitiva, si el Convenio de la Unión de París respondió a una revolución económica, su articulado supuso una revolución legislativa en sí misma.

Con estas líneas rendimos tributo a este Convenio que supuso el nacimiento de la historia moderna de la legislación internacional en materia de propiedad industrial.

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam