Renovar una marca es una gestión imprescindible si se desea continuar disponiendo del derecho de uso en exclusiva que otorgan sobre una denominación, un logotipo, o ambos.

Como casi todos sabemos, las marcas registradas permiten identificar determinados productos y/o servicios a titulo exclusivo en un determinado país o territorio, pero es menos conocido que cuanto más antigua es una marca registrada más valor tiene.

Este incremento del valor de las marcas con el tiempo es válido en 2 aspectos:

  • El económico: si una marca permanece en el mercado muchos años es porque funciona bien, y por tanto, es reconocida y valorada por sus clientes o usuarios
  • El legal: legalmente sucede algo parecido, pues la antigüedad es un grado y tienen un valor que toda ley de marcas reconoce, otorgándoles un mejor derecho y por tanto una mayor ¨pegada¨ jurídica a las marcas mas antiguas.

Por este motivo controlar las marcas registradas, conservarlas y renovarlas correctamente es fundamental para toda empresa y la colaboración del equipo profesional de una agencia de propiedad industrial solvente en esta tarea se hace indispensable para estar debidamente informado.

Renovar una marca. Nociones generales

Al ser las marcas registradas un derecho territorial, es decir, que otorga cada Estado de forma independiente, cada tramitación de renovación de marca tiene sus peculiaridades. Pero como los criterios legislativos internacionales tienden a unificarse, en la práctica, la mayoría de las administraciones estatales responsables de la gestión y custodia de las marcas registradas establecen unas sencillas pautas que podemos considerar como generales. Estas son:

  • El periodo de validez de una marca registrada suele ser de 10 años renovable por iguales periodos indefinidamente.
  • Estos 10 años comienzan a contar desde el momento de la solicitud de la marca.
  • Si una marca no es renovada en los plazos marcados se dará por abandonada y tanto el activo empresarial como el derecho que constituía su registro se pierde irreparablemente.

Renovar una marca. Plazos

Los plazos son la piedra angular de la renovación de marcas y se ha de saber que ésta puede solicitarse unos meses antes de la fecha aniversario de la solicitud y que se dispone también de algunos meses posteriores para hacerla en periodo de gracia. Eso sí en este caso la gracia implica fuertes recargos en los importes de las tasas oficiales necesarias para hacer la renovación.

Renovar marca registrada

Por este motivo recurrir al periodo de gracia en la renovación de una marca no es aconsejable pues además del incremento en el coste se corre el riego de superar el plazo y perder la antigüedad de la marca.

Como ejemplo de estos plazos para la renovación de marcas en España y de marcas comunitarias, aquellas con validez en toda la Unión Europea, el plazo para la renovación sin recargos es de 6 meses antes de la fecha aniversario a la solicitud y se dispone de un máximo de otros 6 meses para hacer la renovación con multas.

En cuanto a la propia gestión de renovación de una marca se refiere puede decirse que es relativamente sencilla, pues se exige cumplimentar correctamente un formulario específico y el pago de una tasa ante la oficina de marcas correspondiente.  A este respecto se debe saber que el importe de la necesaria tasa de renovación suele variar en función del número de clases que la marca a renovar contempla, siendo mayor a mayor numero de clases.

Renovar una marca. Siempre con un buen profesional

A pesar de tratarse de una gestión relativamente sencilla es muy aconsejable que una agencia oficial se encargue de la renovación por los siguientes 3 motivos:

  • Nos avisarán de forma clara y con plazo suficiente de la próxima renovación de nuestra marca
  • El tiempo que entraña realizar la gestión por nuestros medios unido a la inseguridad de que se pase el plazo o no haber realizado correctamente tan importante gestión NO resulta rentable.
  • Además los honorarios profesionales en este tipo de gestiones suelen ser muy ajustados.

¿NECESITAS RENOVAR UNA MARCA?

pregunta a Protectia

Con renovar la marca no basta

Para finalizar indicar que con renovar nuestra marca no es suficiente, pues es necesario hacer una vigilancia de la marca registrada para garantizar que podamos hacer valer nuestro derecho anterior ante nuevas solicitudes potencialmente lesivas, estar avisado con tiempo suficiente de su próxima renovación así como de cualquier novedad administrativa o legislativa que pueda afectar a nuestro expediente. Una adecuada vigilancia de marca es un proceso complejo y que precisa solvencia y potentes medios, motivos por los que debemos valorar bien el tipo de profesional al que encomendamos la renovación de nuestras marcas. Tened en cuanta que deberá gestionarla por los próximos 10 años.

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam