La internacionalización, es una de las medidas principales para incentivar el desarrollo económico.

Los retos y las necesidades cambian según el sector industrial, pero sin duda una es constante: para diferenciarse de la competencia y destacar hay que planificar y ejecutar una adecuada estrategia de marca.

Si tomamos en consideración, por ejemplo, el sector de la alimentación y gran consumo, destacan 2 puntos clave:

  • La exportación de las industrias relacionadas con la alimentación y bebidas han crecido del 5,9% durante el año 2014 (según datos de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), siendo el Reino Unido el país europeo donde la gastronomía española tiene más presencia. Por esto,
  • El sector industrial de la alimentación es clave para la recuperación económica.

Numerosas compañías españolas de alimentación se enfrentan, por la misma naturaleza de sus productos, al mercado no solo nacional sino europeo e internacional.

De cara a Europa, el consejo más sensato que podemos dar sobre como proteger legalmente la marca de una empresa del sector de alimentación es realizar un registro de marca comunitaria. Estos registros europeos de marcas son gestionados por la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI) situada en Alicante, España.

¿Por qué es importante la marca comunitaria para el sector de alimentación?

Muchas empresas españolas del sector de alimentación, aun siendo tradicionalmente de “gestión familiar” están muy proyectadas a los mercados exteriores.

Obviamente no se puede seguir un modelo preestablecido de estrategia de protección de marca pues son varios los factores que intervienen. Pero principalmente han de considerarse 3:

  • Sector concreto, es decir la categoría del producto que se quiere proteger
  • Países y áreas de interés comercial
  • Situación de la competencia

Sin embargo, por experiencia, si nos centramos en Europa y admitiendo que se pretende comercializar fuera del territorio de España, la alternativa mejor será una marca comunitaria, que permite a través de una única solicitud, tendrá su afecto en todo el territorio de la Unión Europea . Actualmente compuesta por 28 países: 

Croacia, Grecia, Portugal, Alemania, Dinamarca, Holanda, Luxemburgo, Reino Unido, Austria, Eslovaquia, Hungría, Rumania, Bélgica, Eslovenia, Irlanda, Malta, España, Bulgaria, Estonia, Italia, Suecia, Rep. Checa, Finlandia, Letonia, Noruega, Francia, Polonia.

¿Quieres registrar una marca comunitaria?

Solicita información

 

Recordamos rápidamente algunas de las ventajas que presenta este tipo de protección marcaria, que nos ayudará inmediatamente a entender por qué es importante la marca comunitaria para las empresas del sector alimentario:

  • A través de 1 única solicitud se obtiene efecto simultáneamente en todos los 28 países de la UE.
  • Tramitación rápida. En ausencia de oposiciones, la marca se concede dentro de 8 meses aproximadamente.
  • Los costes de este tipo de registro son reducidos, comparados con la extensión de protección que ofrece.
  • Se puede incluir hasta 3 clases del nomenclátor internacional de marcas por un mismo coste.

A este propósito (de forma general puesto que, para una correcta clasificación, se necesita conocer todas las especificidades del caso junto con un equipo profesional) vamos a ver cuáles son las 3 clases más adecuadas para proteger un signo distintivo del sector de alimentación. La descripción general:

  • Clase 35, para los canales de venta. 
  • Clase 30:  “comprende principalmente los productos alimenticios de origen vegetal preparados para su consumo o conservación, así como los aditivos para realzar el sabor de los alimentos.

    Esta clase comprende en particular:
    – las bebidas a base de café, cacao, chocolate o té;
    – los cereales preparados para la alimentación humana (por ejemplo: copos de avena o de otros cereales).”

  • Clase 29: “comprende principalmente los productos alimenticios de origen animal, así como las verduras, hortalizas y legumbres, y otros productos hortícolas comestibles preparados para su consumo o conservación.

    Esta clase comprende en particular:
    – las bebidas lacteadas en las que predomine la leche.”

¿Tienes dudas sobre cómo clasificar tu marca?

Solicita información

 

En definitiva, la marca es la tarjeta de visita más potente que tiene a disposición una empresa, y que puede abrir las puertas de nuevos mercados. Protegerla y vigilarla adecuadamente es el paso previo a cualquier decisión. 

 

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam