Se definen patentes secretas en la legislación española a aquellas reguladas por los art. 119 a 122 de la Ley de Patentes, que tienen por objeto una invención que puede ser de interés por la defensa nacional. 

Generalmente, el contenido de todas las solicitudes de patentes se mantiene en secreto durante los 2 meses siguientes a la fecha de su presentación. En el caso de parecer la invención interesante para la defensa nacional, se prorrogará por 5 meses más el plazo para mantener el secreto.

Cabe destacar que:

  • Las patentes secretas no están sujeta al pago de anualidades
  • el titular de la patente podrá reclamar al Estado una compensación económica por el tiempo que la patente se ha mantenido secreta y no se ha podido explotar.

El importe de esta compensación se fijará por declaración judicial y podrá ser reclamada por cada año transcurrido. Los parámetros a considerar son:

  • La importancia de la invención
  • el “lucro cesante” del titular, es decir: el beneficio que hubiera podido obtener con su libre explotación.

Características de la tramitación de patentes secretas

El régimen secreto de la solicitud de patente es decretado por la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas) a requerimiento del Ministerio de Defensa.

El contenido de todas las solicitudes de patentes se mantiene en secreto durante un plazo de 2 meses a contar desde su presentación, salvo que la OEPM autorice su divulgación.

Antes de que finalice el plazo de dos meses contado desde la fecha de presentación de la solicitud, la Oficina Española de Patentes y Marcas debe prorrogar hasta 5 meses la tramitación secreta de la patente, si considera que la invención objeto de la misma puede ser de interés para la defensa nacional.

Una vez concedida la patentes mediante la tramitación en régimen de secreto:

  • se inscribirá en un registro secreto
  • se mantendrá en dicho registro durante un año desde la concesión
  • se podrá prolongar anualmente, notificándolo al titular.