La Oficina Europea de Patentes (OEP en español o más comúnmente EPO, según su acrónimo en inglés) es el organismo intergubernamental encargado de la aplicación administrativa del Convenio sobre la Patente Europea también llamado Convenio de Múnich (firmado en 1973) y es la 2ª mayor organización independiente europea.

En ella trabajan más de 7.000 personas de 30 nacionalidades distintas (además, todos los examinadores son expertos y trilingües), con la misión de estimular la innovación, competitividad y crecimiento económico global.

La función principal de la Oficina Europea de patentes: establecer si las invenciones que se presentan adaptan soluciones técnicas que reúnan los 3 requisitos de patentabilidad: novedad, actividad inventiva y aplicación industrial.

La EPO ofrece a los inventores un procedimiento de solicitud uniforme que les permite obtener protección por patente en hasta 38 países europeos.

Los países actualmente miembros del Convenio sobre la Patente Europea:

Albania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Suiza, Chipre, República Checa, Alemania, Dinamarca, Estonia, España, Finlandia, Francia, Reino Unido, Grecia, Croacia, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Letonia, Mónaco, Ex República Yugoslava de Macedonia, Malta, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Rumania, Serbia, Suecia, Eslovenia, Eslovaquia, San Marino y Turquía.

Recordamos que una vez concedida, la patente europea produce en cada uno de los países para los que se otorga los mismos efectos que una patente nacional sometida a la legislación del país respectivo.

La solicitud de patente europea puede presentarse en español pero necesitará posteriormente ser traducida a uno de los idiomas oficiales del Convenio (inglés, francés o alemán) para continuar el procedimiento.

La gestión de la calidad de la Oficina Europea de Patentes está certificada bajo la norma ISO 9001.

Para finalizar, te recordamos que Protectia Patentes y Marcas es representante oficial ante la Oficina Europea de Patentes Nº 09004130.