Un modelo de utilidad protege las invenciones que consisten en dar a un objeto, instrumento o dispositivo una configuración, estructura o constitución tal que pueda resultar alguna ventaja y mejoras técnicas nuevas prácticamente apreciables para su uso o fabricación.

En el mercado actual asistimos a numerosísimas mejoras sobre tecnologías y objetos ya existentes, que pero aportan consistentes ventajas: es por esto que protegerlas de la manera adecuada a través de una acción de registro de modelo de utilidad asume un papel fundamental a la hora de diferenciarse de la competencia.

Modelo de utilidad en España

modelo de utilidadEn España, un modelo de utilidad protege las invenciones que cumplen con los siguientes requisitos:

  • Novedad: supone, que no haya sido divulgada a través de ningún medio antes de la fecha de solicitud.
  • Actividad inventiva: el objeto de la invención no debe resultar muy evidente para un experto de la materia.
  • Aplicabilidad industrial: que el objeto de la invención pueda ser fabricado y utilizado industrialmente.

A diferencia de una patente de invención, el grado de novedad que se necesita para la concesión de un modelo de utilidad es solo nacional, y no mundial: esto convierte el modelo de utilidad en la modalidad ideal para soluciones técnicas menores.

Las características y ventajas principales de un modelo de utilidad:

  • Tramitación breve (entre 6 y 8 meses)
  • Requiere tan solo novedad nacional
  • La vigencia máxima es de 10 años
  • Periodo de oposiciones de 2 meses
  • Modalidad preferida y más utilizadas por PYMES y pequeños inventores

Para profundizar más sobre el tema, aconsejamos acceder a nuestra Guía Protectia sobre Modelo de Utilidad, donde encontrar toda la información detallada.

Respecto a esta figura registral, la que va ser la nueva Ley de Patentes prevista para ser aprobada este año 2014 supondrá un cambio radical en la forma de concebir los modelos de utilidad.

Cuando se apruebe el texto definitivo, actualizaremos su regulación.