La comercialización de productos y servicios en Japón supone adaptar las marcas a los consumidores locales. Una marca escrita en caracteres latinos puede ser difícil de pronunciar para dichos consumidores. Por lo tanto, es aconsejable la transliteración de las marcas en katakana, silabario más práctico y extendido en el país nipón.

La ley de marcas japonesa no exige el registro de la transliteración de las marcas. Sin embargo, es aconsejable registrarlos ya que estos katakana (u otras representaciones como los kanjis o los hiraganas) funcionan como marcas.

Para la tramitación de estos registros es recomendable contar con un Agente de Marcas que nos informe y gestione el registro.

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam