En nuestra experiencia como asesores especializados en Propiedad Industrial han sido muchas las ocasiones en las que nos han planteado esta cuestión.

En cada caso los motivos por lo que registrar una marca pueden ser diferentes, pero existen una serie de motivos claros por lo que decidirse a hacer esta inversión.

Hoy en día nuestros clientes y potenciales consumidores identifican nuestra imagen corporativa, la de nuestros productos y/o servicios con nuestra forma de trabajar, nuestro saber hacer, el trato o la calidad que perciben al comprar nuestros productos, o contratar nuestros servicios.

Esta imagen está presente en la mente del consumidor diferenciándonos en el mercado.

¿Por qué registrar una marca?

La marca transmite la trayectoria de la empresa, su prestigio, se fija en la memoria del consumidor y lo fideliza. Por este motivo el emprendedor invierte dinero y tiempo para desarrollar el nombre que lo identifica, invierte en el desarrollo de su imagen, en  publicidad, marketing, etc.

Pero para que esa imagen sea propiedad exclusiva del emprendedor en su actividad es  imprescindible que la registre, bien bajo su propia titularidad, bien bajo la de la sociedad que le representa.