En ocasiones anteriores, hemos hablado sobre la liberalización de las extensiones de nombres de dominio. En ellas dejábamos entrever los posibles problemas de derechos marcarios y de otra índole que se podrían encontrar y mencionábamos como ejemplo los motivos por los que la extensión < .patagonia> no fue aceptada.

Trademark Clearinghouse

La aparición de los nuevos dominios de nivel superior genérico (gTLD) multiplican las posibilidades de identificarse de manera corporativa en Internet. En particular, es posible diferenciarse y tener una extensión correspondiente a su marca o al nombre de su empresa. Obviamente, esta liberalización viene con su vertiente negativa que es la aparición de nuevos abusos, como la ciberocupación y otras prácticas contrarias a los derechos de propiedad industrial e intelectual.