Son registrables como modelos de utilidad las ventajas o mejoras nuevas y que impliquen actividad inventiva que se obtengan en la configuración, estructura o constitución de los utensilios, herramientas o dispositivos.

A diferencia de las patentes de invención, el grado de novedad preciso para que un modelo de utilidad sea concedido, se limita a lo conocido en España (novedad nacional).

Su concesión otorga protección para España durante un período de 10 años improrrogables, estando sujeto al pago de una tasa anual para su mantenimiento en vigor.

La concesión incorpora las dos primeras anualidades estando pagado por tanto su mantenimiento en ese plazo. A partir de la tercera anualidad debe pagarse una tasa de mantenimiento anual para mantener activo el expediente.

Tramitación de un modelo de utilidad en España: