Registrar una aplicación digital hoy en día debería considerarse un paso previo fundamental antes de comercializarla.

Para una empresa, el salto a la tecnología – sobre todo aplicada a dispositivos móviles- parece inevitable si quiere incrementar la productividad. (No olvidemos que España mantiene el mayor índice de smartphones a nivel Europeo, según el último informe presentado por Telefónica).

De hecho, las ventajas de una app para tu negocio son multiplicares. Destacamos 3 fundamentales:

  • Conseguir llegar a un mayor número de clientes y de forma mucho más directa.
  • Alto nivel de fidelización que puede llegar a traducirse en fuerte engagement, es decir una conexión emocional del cliente con tu marca.
  • Aumentar tus ventas, gracias a la inmediatez y sencillez propias de una app móvil.

Estas y otras ventajas, tanto si eres un emprendedor que ha visto el potencial para tu empresa como si te dedicas al desarrollo de apps como profesional, deben protegerse legalmente, lo que en la practica implica registrar una aplicación, y  también una pequeña inversión, pero que puede ahorrarte más de un futuro problema.