La historia de Geox es uno de los más claros ejemplos de cómo encontrar una solución técnica a un problema común, patentarla y asociarlo a una marca registrada puede ser la mejor base de un gran proyecto empresarial.

patentes de GeoxMario Moretti Polegato fundó la compañía en los años noventa inspirado tras dar un paseo por las montañas rocosas de Reno, Nevada (EE.UU),  con unos zapatos de goma que le ¨sobrecalentaron¨ los pies. Para aliviarlo recurrió a agujerear la suela con un cuchillo y al hacerlo hallo una forma sencilla y efectiva de liberar el exceso de calor de sus zapatos.

Animado por su revelador hallazgo, Moretti comenzó a  trabajar sobre esta idea en un pequeño taller de calzado de su familia en Montebelluna, donde desarrollo una nueva tecnología para suelas de goma basándose en un sencillo principio físico: las gotas de sudor son 15 veces más pequeñas que las del agua.

Tras encontrar la solución lo patentó inmediatamente y creó así el primer “calzado respirable”.

Moretti, vinicultor de tercera generación totalmente ajeno al mercado del calzado, ofreció esta patente a varias compañías consolidadas del sector, y realizo sus propios estudios de mercado, pero ninguna empresa aposto por él.