¨…los creadores de software gozan de protección literal en la ley de Propiedad Intelectual vigente en la mayoría de países y pueden obtener derecho de patente bajo la ley de Propiedad Industrial en EE.UU. Además serán objeto de patente ante la Oficina Europea si su desarrollo es susceptible de resolver un problema técnico…¨

Las batallas legales que se están librando en litigios internacionales sobre patentes y copyright en el terreno de los teléfonos inteligentes y tabletas, con protagonistas de la talla de Apple, Google o Samsung, han mostrado al software como un componente clave en la lucha por estos mercados, donde se compite ferozmente, no solo por los derechos exclusivos de sus diseños y tecnologías, sino también, por sus novedosos sistemas operativos y de navegación como el ¨archiconocido¨ Android de Google o el iOS de Apple.

Estos litigios han suscitado gran interés como prueba la cantidad de noticias consumidas online, así como sobre la compraventa masiva de patentes entre estas compañías, y otras como IBM, HTC o Motorola; pero quizá desconozcan que existe cierta confusión legal sobre el lugar que ocupan los programas informáticos en materia de Propiedad Industrial e Intelectual.

El software puede considerarse de forma diferente en distintas legislaciones. Así, algunas innovaciones asociadas a programas informáticos son patentables en Estados Unidos, y las mismas innovaciones pueden quedar excluidas como objeto patentable en Europa o en China y la India. Además, Internet suscita problemas en la observancia de la protección por medio de patentes, debido a que estas se conceden a escala nacional.