Una reciente campaña publicitaria nacida de la unión de dos grandes compañías de la alimentación ligadas a la pastas (Gallo y Nissin) han acercado a los españoles al inventor de los fideos deshidratados, Momofuku Ando fundador de la compañía Nissin Food Products Co.

Este spot publicitario es una prueba práctica del valor añadido que aporta ser reconocido como el inventor de algo pues el consumidor asocia a ello, un esfuerzo innovador, un producto de calidad que ha sido tratado con esfuerzo y una diferenciación de la competencia. Ser el primero en lanzar un nuevo producto presupone el éxito comercial: quien va a conocer mejor el producto y sus posibles proceso que quien lo invento. En este caso el hecho es tan relevante que el fenómeno parece haber trascendido hasta el nieto del inventor.