Derecho de marcas en Argentina

Tras unos días en Buenos Aires en los que he disfrutado visitando a amigos e intercambiando impresiones con compañeros de la profesión, retomo consciencia de las particularidades de la legislación argentina y aprovecho, ahora que las tengo bien frescas, para compartirlas una una breve serie de artículos sobre la Propiedad Industrial en Argentina.

En esta primera entrega, nos interesaremos en las particularidades del derecho de marcas en Argentina.

Derecho de marcas en Argentina: Particularidades

Argentina sigue siendo un país formalista en cuanto a la presentación de marcas. Por ello es necesario aportar un poder firmado ante notario y posteriormente legalizado por apostilla o en el Consulado argentino. Este aspecto cobra especial importancia cuando el solicitante es una persona física o jurídica extranjera, ya que es un requisito obligatorio contar con un representante legal a la hora de tramitar sus derechos de marca ante la Oficina de Marcas Argentina (INPI).

Una vez la marca presentada sigue el examen formal hasta publicación, momento en que se abre el plazo de 30 días para presentar oposiciones.

Derecho de marcas en Argentina: Oposiciones

En caso de presentarse una Oposición, este procedimiento presenta varias especificidades que comento a continuación:

  • Una vez presentada una Oposición se abre un plazo de un año desde la notificación para lograr un acuerdo amistoso con la contraparte que permita el levantamiento de la oposición.
  • En caso de acuerdo, la marca continúa su trámite hasta su concesión.
  • Sin embargo, si la negociación fracasa, el solicitante tendrá que citar el oponente a una mediación prejudicial obligatoria. Esta etapa supone contratar un Mediador Privado, el cual citará a la otra parte a una Audiencia de Mediación Privada a los efectos de intentar conciliar los intereses de las partes y lograr la retirada de la oposición.
  • En este momento si se encuentra un acuerdo, la marca continuara hasta su concesión. En el caso contrario, el Oponente debe decidir entre abandonar sus acciones o bien presentar una demanda ante los tribunales. Aquí reside una peculiaridad interesante ya que no es la Oficina de Marcas Argentina (INPI) sino un tribunal quien debe resolver la Oposición. Una sentencia judicial va a estimar o desestimar la Oposición y posteriormente notificarla al INPI.