La firma francesa Hermès no podrá utilizar su marca traducida fonéticamente al chino ¨Aimashi¨. La prestigiosa compañía francesa ha perdido la batalla legal por la propiedad intelectual de su nombre traducido al chino.

Tras su penetración comercial en China Hermès sólo registró el nombre con que identifica su marca en caracteres latino. Tres décadas más tarde trató de hacer lo mismo con la traducción al chino de este nombre pero se encontró con la sorpresa de que en 1995 la empresa china Dafeng, con sede en la ciudad de Foshan, pidió a la Oficina de Marcas China el registro de la traducción fonética de Hermès ¨Aimashi¨.

Hermès inició entonces un proceso judicial para tratar de recuperar su marca pero los tribunales han dado la razón a la empresa china.

Esta sentencia viene a reforzar nuestra recomendación de realizar los registros de marcas en China en ambos caracteres en una única solicitud, se logra así una más amplia protección al mismo coste.

Además recomendamos actitud proactiva en materia de propiedad Industrial al entrar al mercado Chino.