La reciente aprobación de un real decreto ley por parte del Ejecutivo del gobierno español que regula el uso de drones (vehículos aéreos no tripulados), ha puesto en el candelero una vez más un asunto que tecnológicamente acaba de arrancar, pro este motivo vamos a hacer esta entrega sobre drones y Propiedad Industrial.

Mediante el real decreto se han especificado:

  • Las características que deben tener estos aviones sin piloto,
  • La formación que ha de tener la persona que los controla desde tierra y
  • Las condiciones en las que se pueden utilizar en España.

Esta medida responde a una realidad pues ya son varias las actividades que se benefician de las virtudes de utilizar drones. Ejemplos de ello son la filmación de películas desde gran altura, el control o la investigación de la vida salvaje o la búsqueda de bancos de pesca, así como en la lucha contra incendios y el salvamento marítimo.

Como en casi todas las áreas los registros de Propiedad Industrial no son obligatorios pero las ventajas que aportan son notables y ya empiezan a ser numerosas las marcas registradas para identificar empresas o productos relacionados con drones. Este es un claro indicativo de que el sector está en alza. Para comprobarlo no tenemos más que hacer una búsqueda en cualquier localizador de marcas e introducir el término ¨drone¨ en el campo correspondientemente a la denominación de la marca.

También son ya varios los diseños de drones registrados, así como las patentes que los contemplan.

Las ventajas de disponer del monopolio de las tecnologías que mejoran las capacidades y operatividad de los drones empiezan a ser algo muy valorado. Su potencial económico no acaba más que despuntar y la tecnología más avanzada parecer que marcará la diferencia competitiva en este sector.

Para situarnos en la realidad actual sobre los drones en materia de Propiedad Industrial voy a mostraros algunos ejemplos recientes de publicaciones tanto de diseños industriales como de patentes.