El mercado chino representa un gran atractivo por sus 1.300 millones de consumidores potenciales y por el auge de su clase media.

Cada vez mas empresas buscan nuevos mercados en China y suelen empezar asistiendo a ferias comerciales e industriales para poder exponer sus productos y tecnologías como via de entrada a ese mercado.

Una buena preparación puede suponer un gran éxito comercial y los activos inmateriales de la empresa han de ser cuidados desde el primer momento de la estrategia comercial.

El registro de marcas, patentes y diseños es imprescindible para poder hacer valer sus derechos, puesto que los derechos no registrados no permiten defenderse según la ley china.