Todas las empresas líderes tienen una identidad visual muy reconocida y “fuerte” gracias al diseño gráfico que representa su marca (simplemente pensemos en firmas como Nike, Apple, Coca-cola, etc.).

El “diseño gráfico”, forma contemporánea de expresión artística que en los últimos años se ha convertido por tanto en una de las disciplinas más demandadas, es el compañero ideal para completar y reforzar la estrategia de marketing de cualquier empresa. Todo lo que conlleva la creación de un logotipo esta vinculado a el, de hecho, es parte del esfuerzo creativo de una marca.

Muchos profesionales dedicados al sector de la comunicación visual, probablemente desconozcan cómo registrar un diseño gráfico a pesar de ser algo fundamental a la hora de defender y tutelar este esfuerzo frente a las copias de terceros (que, dentro del vasto mundo de Internet especialmente, pueden llegar más fácilmente a “inspirarse”).

En consecuencia, tanto si eres una pequeña empresa como si eres un diseñador autónomo o una compañía internacional, el concepto no cambia: registrar un diseño gráfico es fundamental. A través de este artículo nos proponemos ofrecer algunas pautas y consejos sobre las formas más adecuadas para registrar un diseño gráfico, incorporando unos ejemplos concretos. 

¿Necesitas registrar un diseño gráfico?

Solicita información

Cómo registrar un diseño gráfico corporativo

El primer elemento a considerar para protegerse de copias y añadir valor a un logotipo, es registrarlo a través de las modalidades de Propiedad Industrial que mejor se apliquen al caso concreto:

Nos atrevemos a decir que este paso es vital: sin la acción de registro, la marca no existe y está totalmente expuesta a cualquier tipo de abuso. Es la opción más aconsejable puesto que asegura el uso exclusivo del símbolo registrado durante un periodo de tiempo indeterminado (10 años renovables por iguales periodos de tiempo).