1no
21
3no

consejos

¿Cómo registrar un nombre artístico?

En el mundo del arte en general, tanto si hablamos de música como de cine o literatura, registrar el nombre artístico es fundamental.

Al fin y al cabo, todo es cuestión de branding. Al igual que cualquier otro sector comercial, el nombre juega un papel muy importante de cara al “consumidor”, así pues un buen nombre artístico puede aportar más probabilidades para alcanzar el tan esperado éxito.

Desde un punto de vista práctico, la mejor manera para proteger un nombre artístico es registrarlo como marca.

¿Por qué registrar un nombre artístico como marca?

Podemos decir que el nombre artístico (seudónimo  utilizado por artistas y personalidades, en especial por músicos, actores, escritores y celebridades en general, con el fin de proteger la propia identidad, expresar un determinado concepto con el alias o reemplazar un nombre y/o un apellido de nacimiento poco adecuados – Wikipedia) cumple dos funciones:

  • Protege y refleja tu identidad, haciendo que el público lo asocie contigo.
  • Te diferencia de todos los demás (imaginemos el caso de un grupo musical: el nombre artístico será el elemento por el cual todo el mundo los va a reconocer instintivamente).

Así pues ese nombre artístico identifica a una(s) persona(s) asociándola con una actividad y reputación determinada.

5 cosas que no debes hacer para registrar una marca

Aunque sea un cliché que se repite a menudo, siempre es bueno tener a mente que la marca es el escaparate más valioso que puedes tener para tu negocio.

La tecnología lo ha cambiado todo y las herramientas que tiene a disposición hoy en día una Pyme a nivel de marketing y comunicación de marca son numerosas (un ejemplo: las redes sociales).

Si destacar de la competencia a través de modelos innovadores es complicado pero fundamental, pensar de lanzarse al mercado sin registrar una marca y sin la adecuada protección a nivel de Propiedad Industrial es, francamente, impensable.

Todas las empresas y Pymes con mayor valor en el mercado tienen por lo menos un aspecto en común: una estrategia fuerte de protección de marca.

Es decir: una de las claves del éxito y la llave para sobrevivir en un mundo altamente globalizado y competitivo reside sin duda alguna en la marca.

En el post de hoy vamos a ponernos desde un punto de vista distinto:  vamos a ver directamente qué no hay que hacer a la hora de registrar una marca y en consecuencia cuál es la postura adecuada que se debería adoptar para tener éxito.

  1. Lo primero y vital: no pensar que registrar tu marca sea un gasto sin más. El registro de tu signo distintivo es una preciosa inversión, puesto que la marca es un activo que en algún momento dado podrías incluso licenciar o vender. Por tanto, quédate con el concepto de: Marca=Inversión