Una de las grandes ventajas que presentan las marcas registradas, y que no siempre se tiene en consideración es su valor contable como activo intangible.

Como todo activo puede ser cuantificado, vendido o licenciado y como prueba de ello tenemos el claro y reciente ejemplo de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo que quiere rentabilizar dicho activo a través de la comercialización de productos con la imagen corporativa de la UIMP.

Para ello saca a concurso un contrato con el que pretende ceder a un empresario la explotación de dicha marca a cambio de un canon. En este enlace, facilitado por MNH Licitaciones, disponemos de información detallada sobre el caso, así como del pliego completo de las condiciones del concurso.

En dicho pliego de condiciones se muestra cómo se autorizará a la empresa adjudicataria a comercializar la imagen corporativa de la Universidad a través de su marca UIMP con carácter de exclusividad comercial online, aunque la Universidad podrá producir y distribuir directamente y sin fines mercantiles cuantos artículos promocionales o de protocolo estime necesarios y como a través de la plataforma web objeto del contrato no se podrán vender, exhibir o promocionar bienes o artículos que no hayan sido aprobados por dicha universidad.