Tenemos el gran placer de entrevistar a una de las mujeres que homenajeamos en la sección de “mujeres inventoras”: Nuria Oliver, ingeniera de Telecomunicaciones, doctora en inteligencia artificial por el Media Lab del MIT, actualmente directora científica responsable de las áreas de Multimedia, Interacción Persona-Maquina, Minado de Datos y Modelado de Usuarios en Telefónica I+D.

  • Nuria, lo primero gracias por participar en nuestro blog, es un gran placer y honor para nosotros. Tus más de 8.000 citas te convierten en la científica informática más citada y mediática de España. ¿Cómo se llega a esto? y ¿Cómo ha influido en tu trabajo? 

NuriaOliverGracias a vosotros por el interés en mi trabajo y por dedicar espacio a hablar de tecnología e investigación. Para mí es un placer y un honor participar en esta entrevista.

La verdad es que supongo que la relevancia de mi trabajo en la comunidad científica es fruto de muchos años de trabajo constante e intenso, sin descanso, así como de la oportunidad de haber colaborado y aprendido de investigadores extraordinarios primero en MIT (Massachusetts Institute of Technology), más tarde en los laboratorios de investigación de Microsoft en Redmond, WA, y finalmente con mi equipo de investigación en Telefonica I+D.

  • Sabemos que son áreas de tu interés la informática móvil, la inteligencia artificial y la interacción persona-ordenador. ¿Qué papel juega el famoso “big data” en el bien social?

Vivimos en un mundo de datos, de ‘Big Data’. Big Data es un término que hace referencia a las cantidades ingentes de datos que se están captando constantemente debido a la digitalización de la ciencia (astronomía, física, medicina…) y las infraestructuras (ciudades inteligentes, transacciones financieras…), así como al uso masivo de los teléfonos móviles y otros dispositivos conectados. Parte de estos datos son generados por nosotros, los humanos, y reflejan nuestro comportamiento. Por ejemplo, el análisis de los patrones de llamadas nos permite comprender cómo interactúan los ciudadanos con su entorno y nos proporcionan información clave en áreas como la planificación urbana, la gestión de las crisis o la salud global.

En mi grupo de investigación estamos trabajando desde hace 6-7 años en proyectos de Big Data orientados a  mejorar la vida de las personas y a ayudar a tener un impacto positivo en la sociedad. Es lo que llamamos ‘Big Data for Social Good’. Algunos de los proyectos realizados incluyen un análisis sobre el impacto de las medidas del gobierno mexicano ante el brote de la gripe A de 2009,  un estudio del impacto de los desastres naturales (inundaciones) en los grupos sociales más vulnerables, un modelo para predecir el crimen en distintas áreas de una ciudad y el cálculo -a partir de datos móviles- de los niveles socioeonómicos de determinadas poblaciones en vías de desarrollo para contribuir a su crecimiento.