La noticia es del pasado martes 29 de septiembre: Amazon abre en España su supermercado online, entrando así “por la puerta grande” en el sector de la gran distribución.

La decisión tan esperada (y temida al mismo tiempo) ha llegado: el gigante del comercio electrónico ha decidido sumarse a cadenas de supermercados locales, (tales como Carrefour, Mercadona y El Corte Inglés), ofreciendo una amplia gama de alimentos no perecederos y productos de limpieza.

En la web ya están disponibles ahora miles de productos alimenticios y para el cuidado diario de la casa, cuyo número, según cuanto declarado por la empresa, se espera que crezca con el tiempo.

Precios a menudo más bajos, envíos gratuitos e ilimitados en un máximo de 24 horas (para los clientes Premium): estos son solo 3 de los elementos que parecen asustar la competencia.

¿Cambiarán los hábitos de compra en el sector de la alimentación en e-commerce? ¿Qué consecuencias sufrirán las cadenas “tradicionales” como las citadas antes?

Son preguntas que en muchos nos ponemos, y de momento no nos queda que asistir a la evolución del supermercado de Amazon.

Un aspecto muy interesante es la puesta en marcha por parte de Amazon de un “Marketplace” para empresas de alimentación, es decir: una plataforma virtual que puede representar el escaparate clave para muchas Pymes de cara a su internacionalización.