Artículo redactado por José Rodríguez, Director Creativo en Conflikto Films

Qué es un video corporativo. Ventajas para la empresa

El video corporativo es una de las estrategias de comunicación más efectivas que puede implementar una compañía para presentar sus productos o servicios a sus potenciales clientes. A través de contenidos atractivos, utilizando imágenes sugerentes y de calidad, se pretende captar la atención de los clientes y rápidamente despertar su interés por la marca.

En los entornos digitales actuales, donde toda empresa consta de un sitio web para presentar sus productos o servicios, contar con uno o varios videos corporativos es una opción muy efectiva puesto que mejora el posicionamiento de la página (los buscadores consideran que un contenido multimedia aporta calidad al sitio web), aumentan las visitas y también el tiempo de permanencia del usuario ya que normalmente visualizan el video hasta el final.

En definitiva, incorporar uno o varios videos corporativos a nuestra estrategia de comunicación sólo aporta beneficios porque:

  • Capta la atención del cliente y le muestra un mensaje de forma directa y atractiva, con un alto grado de retención.
  • Es un canal muy ilustrativo para introducir nuevos productos o usos de productos ya existentes a los clientes
  • Ayuda al posicionamiento de nuestra web
  • Se trata de un contenido que puede ser transmitido en múltiples canales: presentaciones o conferencias, redes sociales, web, email marketing …

Propiedad intelectual, su importancia en un vídeo corporativo

Toda producción audiovisual está regida por la ley de Protección Intelectual (LPI), concretamente en el artículo 86 (artículo 86 LPI). Esta ley recoge las características que debe tener una obra audiovisual para ser reconocida como tal, (a grandes rasgos se trata de cualquier creación que se exprese mediante una asociación de imágenes y se reproduzca a través de aparatos de proyección u otros medios de comunicación que permitan reproducir imagen y sonido), así como los derechos de autor que se generan: patrimoniales y morales.

Los derechos patrimoniales hacen referencia a los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, y son derechos que se pueden ceder. En cambio, los derechos morales hacen referencia al reconocimiento de autoría de la obra y no son cedibles a terceros.

En relación a la autoría de la obra audiovisual, la LPI la reconoce en:

  • El director-realizador
  • Los guionistas, autores del argumento y adaptación
  • Los autores de las composiciones musicales,

En pequeñas producciones como los videos corporativos, estas autorías suelen pertenecer a una única persona o productora.

Tras esta introducción sobre la LPI, concluimos con la importancia de un contrato de producción audiovisual para la cesión de los derechos de propiedad intelectual en vídeos corporativos y otras obras audiovisuales.

De esta forma, la productora cederá los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y trasformación (doblaje y subtitulado) a la compañía que contrata la creación de un video corporativo.

Imprescindibles para un video corporativo de calidad

Son muchos los objetivos que se pueden alcanzar a través de un video corporativo, tantos como tipos de empresas los quieran implantar en su estrategia de comunicación. Es muy complicado, incluso desaconsejable, indicar cómo hacer un video corporativo eficaz, puesto que lo más importante es adaptarse al mensaje que quiere transmitir la empresa, pero si es conveniente prestar atención a ciertos atributos.

  • Mensaje. Es importante dedicar tiempo a analizar qué se quiere transmitir en base a los objetivos para los que se ha planificado la ejecución de una estrategia de comunicación en la que encaja un video corporativo.
  • Creatividad. Un profesional del lenguaje audiovisual es la persona más indicada para plantear la forma de transmitir el mensaje que ya hemos decidido. Hay diferentes formatos de video corporativo y cada uno se adapta mejor a unos objetivos que otros:
  • Confidencialidad. A la hora de pensar en el contenido del video, es importante saber qué se puede y qué no se puede grabar por cuestiones de confidencialidad. Es conveniente asegurarse qué espacios y recursos de la empresa pueden ser grabados antes de comenzar la grabación.
  • Recursos técnicos. Para un video corporativo, conseguir imágenes y planos de calidad es tan importante como detallar el mensaje a transmitir, por lo que contar con un buen material de grabación: SteadyCam, Drones, cámaras miniaturizadas
  • Post-producción. A parte de las imágenes, la composición de las mismas, las cabeceras, efectos audiovisuales, música y otros elementos considerados en la edición del video, son determinantes en la calidad final.
  • Tiempos. Videos cortos, no superiores a 5 minutos es lo recomendado. La inmediatez es la premisa de todo consumidor audiovisual, por lo que tendremos que contar lo más y lo mejor que podamos, en el menor tiempo posible.

 

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam