Una de las definiciones más comunes de patente establece que es un acuerdo entre un inventor y un país. Este acuerdo permite al propietario excluir a terceros de la fabricación, uso o venta de la invención en los términos expresados en las notas reivindicatorias del documento patente.

De esta definición emanan las principales ventajas de patentar, que pueden resumirse en 7 claves.

Ventajas de patentar. 7 razones principales

  • Las patentes suponen una ventaja competitiva. Ofrecen la titularidad y un derecho exclusivo de explotación otorgado por el Estado al inventor por un máximo de 20 años de la tecnología que contemplan. Esto impide que terceros puedan emplear nuestra tecnología; de hecho, una de los objetivos de las patentes es precisamente impedir plagios por parte de terceros que puedan
  • Las patentes son un importante activo intangible. Es un valor cuantificable, que puede licenciarse y venderse. Además puede servir como aval para obtener financiación.
  • A través del registro de patentes se obtiene la única herramienta legal efectiva frente a la copia.
  • Patentar previene conflictos con terceros por infracción de derechos anteriores, especialmente con competidores que tienen tecnologías próximas a las que hayamos desarrollado.
  • Las patentes facilitan la comercialización, siendo un excelente argumento de venta y marketing. Contar con patentes aporta prestigio e incrementa el valor de una marca por tanto, en el caso de una empresa, se refleja una imagen de seriedad y de confianza de cara a los consumidores.
  • Ser titular o inventor de patentes tiene un especial valor y reconocimiento curricular y académico lo que debe tenerse igualmente en consideración.
  • Además  las patentes tienen un efecto disuasorio frente a competidores.   Anunciar que un producto está patentado obliga a la competencia a investigar sobre la patente que lo protege, y bien, buscar una alternativa, o decantarse por otra línea de negocio. Este fenómeno es especialmente eficaz durante los plazos de tramitación internacional en los que no se conoce con certeza si la patente será concedida, y las condiciones y países donde se hará.

 

Conocidas las ventajas de patentar debe mencionarse también su única desventaja que radica de la obligación del inventor a la divulgación de la invención de tal modo que ésta sea reproducible por un experto en la materia.

Esta desventaja puede eliminarse parcialmente si no se facilitan ciertos datos o no se concreta determinada información esencial en la memoria descriptiva de la invención. En estos casos lo ideal es que esa información quede protegida bajo secreto industrial.

Las ventajas de patentar: aspectos a tener en cuenta

Como has podido ver, patentar presenta numerosas ventajas para todo emprendedor que quiera sacar beneficios de sus productos y desarrollos tecnológicos.

Desde luego patentar no es prerrogativa exclusiva de grandes firmas y multinacionales (como se suele pensar, erróneamente). Para una Pyme, a la hora de crecer e internacionalizarse, salir al mercado sin la adecuada protección de sus activos podría resultar fatal, sin contar el hecho que de cara a posibles inversores se necesita tener garantizada la exclusividad del negocio.

Cabe destacar que la nueva ley de patentes española (que entrará en vigor el próximo 1 de Abril 2017) presenta, entre varias ventajas, la de favorecer económicamente la protección de las innovaciones por parte de Pymes y emprendedores gracias a una reducción de tasas oficiales.

Para finalizar, recordamos que presentar una solicitud de patente es algo que requiere de conocimiento técnicos y experiencia. Por esto, la colaboración y asesoramiento de una agencia oficial de Propiedad Industrial como Protectia se hace esencial para sacar el máximo partido a todas las ventajas de patentar y darle el máximo rendimiento.

¿Necesitas patentar una invención?

Solicita información

 

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam