A continuación comentamos algunos de los bulos y errores que más frecuentemente nos hemos encontrado en esta materia.

Patente mundial

Mucha gente cree que existe una patente que ofrece protección en todo el mundo, pero debe aclararse que como tal no existe ni es viable en la mayoría de los casos solicitar una patente con validez en todo el mundo. Lo más cercano que existe es la tramitación por el tratado de cooperación en materia de patentes (PCT).

Patentar una idea 

Las ideas como tal, como concepto abstracto, no son patentables. Lo que sí es patentable es la ejecución práctica de una idea, concretamente una solución técnica a un problema técnico.

Patentar un modelo de negocio

Los modelos de negocio no son patentables salvo en Estados Unidos. La ley de patentes los deja fuera de su protección de forma específica. Por poner un par de ejemplos no es patentable el incluir publicidad en una web o repartir comida a domicilio.

Patentar mi invento cuando quiera

Incorrecto. Las patentes para tener plena validez jurídica requieren novedad mundial, es decir, no haberse dado a conocer con anterioridad al momento de la solicitud, por tanto una vez divulgada la invención esta no deberá ser patentada por estar viciada de nulidad.

Mi patente en España me protege en cualquier parte

Falso. Las patentes son concedidas de forma territorial por cada estado de forma independiente. Una patente concedida en España solo ofrece protección en el territorio español, cualquier tercero puede producir, instalar y comercializar el contenido integro de la patente española en Francia, por poner un ejemplo. Lo que no podría hacerse es solicitar esta misma patente en Francia pues la publicación de la patente española rompería la novedad de dicha solicitud francesa.

Patentar software

Los programas informáticos no son patentables salvo en Estados Unidos. El software es considerados por la actual legislación como una obra y como a tal le pertenecen derechos de autor no derechos de propiedad industrial.

Seguramente falten muchos de los tópicos, mitos y leyendas que rodean el registro de patentes. También es probable que surjan nuevos por lo que en un tiempo tendremos material para un segundo texto sobre el tema.

¿Te ha gustado este contenido?

A sus amigos y colegas  seguramente les gustará recibir tus recomendaciones. Con la botonera que aparece tanto en la parte de arriba como abajo puedes compartir este post en tu cuenta de Facebook, Google+, Twitter y LinkedIn. Además puedes suscribirte a nuestros artículos a través de nuestra suscripción, unirte y participar en nuestro grupo en LinkedIn y a nuestra cuenta en Twitter. Están en la parte superior de nuestro menú derecho.

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam