En calidad de asesores y profesionales oficiales de Propiedad Industrial, en nuestro día a día estamos en constante contacto tanto con emprendedores como con profesionales freelance.

Uno de los temas que más suele preocupar a éstos es cómo proteger sus desarrollo ingeniosos de terceros con mayor capacidad y medios.

Si eres emprendedor, especialmente si tu empresa tiene carácter tecnológico, alguna vez te habrás preguntado “¿Cómo puedo proteger mis ideas y desarrollos?”; aquí te lo vamos a contar. La respuesta es simple: a través de una adecuada solicitud de patente.

Para asegurarse de que nadie se apropie de tu idea, el primer paso razonable es acudir a un agente oficial de Propiedad Industrial que pueda asesorarte y, sobre todo, establecer si la invención que quieres proteger tiene viabilidad para ser protegido a través de una patente o cualquier otra modalidad registral.

Es importante destacar en este termino que cuanta información se facilita a una Agencia Oficial de Propiedad Industrial como Protectia permanece bajo secreto tal y como se establece en la legislación vigente. Ademas, un equipo profesional, serán quienes mejor redacten y defiendan tu solicitud de patente.

Recuerda: no todos las invenciones son patentables, ni lo son las meras ideas como conceptos abstractos. Si son patentables las soluciones técnicas concretas que reúnan 3 requisitos fundamentales:

  • Novedad
  • Actividad inventiva
  • Aplicabilidad Industrial

Una patente forma parte de la estrategia defensiva de una empresa en el mercado: de hecho, aunque la patente representa un valioso activo que se puede rentabilizar a través de su explotación directa, venta o licenciado, la primera razón por la que se suele presentar una solicitud de patente es para que otros no la presenten primero.

A continuación, vamos a listar unos consejos a modo de “hoja de ruta” para solicitar con éxito una patente:

Solicitar una patente

Icons made by Freepik, Scott de Jonge, Designerz Base, Picol, Situ Herrera, SimpleIcon, Coucou, Icons8 from www.flaticon.com is licensed by CC BY 3.0

 

  1. Ante todo, incluso antes de pensar en solicitar se debe crear un plan de negocio para rentabilizar la inversión.
  2. Definir cuál/cuales son los mercados de interés a corto y medio plazo: esto determinará la vía más adecuada de tramitación de la patente.
  3. Una vez que se tenga claro a quién y donde nos vamos a dirigir, es bueno recoger toda esta información y dirigirse a una agencia oficial de propiedad industrial: sólo aquí podrás encontrar información fiable sobre la vía más adecuada para proteger la base del proyecto.
  4. Solicitar lo antes posible es importante. Con la solicitud se estable una expectativa de derecho, se preserva la novedad y se bloquea a aquellos terceros que vengas detrás. En este termino se debe tener en cuenta que técnicamente el objeto de la patente ha de estar suficientemente descrito y enmarcado
  5. Considerar los costes: En el caso de una pyme o de un inventor particular, lo más recomendable es arrancar la tramitación con una solicitud nacional, pues supone la inversión inicial mínima y por proximidad seguramente sea  un mercado de interés comercial. Ademas, esta solicitud nacional puede ser extendida a otros países durante el primer año de prioridad internacional. 

 

¿NECESITAS REGISTRAR UNA PATENTE?

Solicita información

 

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam