El submarinismo se ha puesto de moda en los últimos años y es muy amplia la oferta y posibilidades para poder practicarlo en casi todo el mundo. Tras realizar un básico curso y algunas bonitas inmersiones en el almeriense Parque Natural marítimoterrestre de Cabo de Gata-Nijar me queda claro que las máscaras de buceo sirven para algo más que para cortar cebollas sin montar un drama.

Además al acercarme con más detalle a este deporte y a los distintos equipos autónomos de respiración, sus componentes y accesorios compruebo que la tecnología ha permitido llegar al hombre a espacios antes inaccesibles; y las patentes, como no podía ser de otra manera, han jugado un importante papel en esta tarea.

Como desde el Blog de Protectia hemos comentado en múltiples ocasiones las publicaciones de patentes son una excelente herramienta para indagar y curiosear en la evolución tecnológica. Prueba de ello es que el reconocido, y no tan por ello conocido, inventor del primer equipo de respiración subacuática, el francés Jacques Cousteau aparece en más de una docena de familias de patentes.

Hoy, de algún modo, con estas líneas descubro y homenajeo al gran inventor submarino Jacques Cousteau pero no se puede obviar que en la mayoría de sus patentes aparece como inventor junto al ingeniero, y entiendo que amigo, Emile Gagnan.

Sus patentes comienzan a solicitarse a mediados del siglo pasado y se amplían con los años hasta alcanzar las casi 60 publicaciones. Como referencia en este enlace tenéis un resumen y detalles de los resultados obtenidos de una sencilla búsqueda sobre las publicaciones de patentes en que aparece Jacques Yves Cousteau como inventor.

Como podréis comprobar las patentes de Cousteau se extienden geográficamente a países tan dispares como Francia, Bélgica, Alemania, Australia, España, China, Estados Unidos o Reino Unido. Todas sus invenciones están relacionadas con el mar, pero abarcan campos muy distintos, que van desde los equipos y componentes para la respiración autónoma y sus perfeccionamientos a complementos para el buceo, vehículos submarinos o sistemas de propulsión para embarcaciones, lo que prueba su gran capacidad y la importante aportación realizada como inventor.

Las titularidades de las patentes en las que aparece Jacques Cousteau como inventor son igualmente diversas. Mayormente aparece La Spirotechnique, sociedad anónima francesa, una filial especializada en equipos de buceo de la compañía Air Liquide, líder mundial en la producción y comercialización de gases industriales y medicinales, quien es también titular directa de un par de sus patentes. Son también dueños de algunas patentes Campagnes Oceanographiques FSE y la Fondation Cousteau y en alguna aparece incluso él mismo como titular.

Pero vamos al grano y veamos en detalle algunas de estas publicaciones. Para empezar, y por afinidad idiomática, he seleccionado una publicación española bastante representativa de lo que aportó el inventor Jacques Cousteau al submarinismo.

Se trata de una patente solicitada en España por La Spirotechnique con prioridad francesa del 21 de diciembre de 1959 titulada: Un dispositivo mano-reductor de demanda para aparato respiratorio (ES263100A1). La mayoría de aficionados al submarinismo reconocerán en la siguiente figura los componentes que actualmente se utilizan en prácticamente todos los reguladores de segunda etapa. Estos reguladores funcionan a demanda, es decir, a través de una membrana flexible se activan cuando el buzo inhala.

Regulador Cousteau

De hecho la primera reivindicación de esta patente literalmente es:

  1. Un dispositivo mano-reductor de demanda para aparato respiratorio, que comprende una cámara limitada por una membrana flexible sometida sobre su cara flexible a la presión del medio ambiente, y unida por una parte a un conducto de inspiración y de otra parte a una fuente de aire a presión, que envía a la cámara por intermedio de una válvula mandada por los desplazamientos de la membrana bajo el efecto de los movimientos respiratorios del portador del aparato, un chorro de aire en una dirección que no desemboca en la entrada del conducto de respiración, caracterizado porque un obstáculo desvía el chorro de aire que penetra en la cámara del manorreductor hacia la entrada del conducto de inspiración.

Para hacerse una idea del salto tecnológico que han supuesto las investigaciones de Cousteau, no hay mas que observar el objeto y contenido de sus primeras solicitudes y las últimas. Como ejemplo, si tomamos esta solicitud de patente de 1947 sobre un aparato de buceo, y nos fijamos en la publicación de su patente estadounidense (US2593988A) vemos que trata un desarrollo refinado de una escafandra que perfecciona patentes anteriores y que permite sumergirse efectivamente, pero en unas condiciones físicas muy limitadas a consecuencia del pesado equipo necesario para la inmersión y deber estar junto al punto de suministro de aire obligatoriamente.

Escafandra inventada por Cousteau

Sin embargo, en esta solicitud de 1959, observamos en su publicación española titulada Un aparato respiratorio para buceadores (ES261388A1) como el artilugio ha evolucionado considerablemente hasta lograr una libertad de actuación y movimiento mucho mayor al buzo, tal y como lo hacen las equipos utilizados en la actualidad en todo el mundo.

Invención Cousteau aparato respiratorio para buceadores

El inventor Cousteau se dedica finalmente a afinar también el diseño de los accesorios para el submarinismo como podemos ver en este par de publicaciones sobre aletas. La primera es una publicación francesa de 1962 (FR1344379A) y la segunda una estadounidense del 63 (US3082442A). Las figuras son bastante claras e ilustrativas por si mismas.

invenciones aletas Cousteau

 

Cristal AquamanComo hemos visto, las numerosas patentes de Jacques Cousteau inventor suponen la base de casi todos los posteriores desarrollos, equipos y tecnologías utilizadas en la práctica del submarinismo tanto recreativo como profesional.

Pero tras la reciente aparición del Cristal de Aquaman  o ” [{(bpbp)Co2II(NO3)}2(NH2bdc)](NO3)2·2H2O” un nuevo material cristalino que permite absorber, almacenar y transportar gran cantidad de oxígeno y utilizarlo para respirar (sus propiedades se potencian además al aumentar presión y temperatura) se abre una nueva frontera tecnológica para la inmersión.

Seguiré la pista a este avance y espero poder comentar en breve nuevas publicaciones sobre sus aplicaciones.

Antes de despedirme quiero recomendaros que si en algún momento os ha llamado la atención sumergiros y/o os atrae el mar hagáis al menos un bautismo para poder sentiros cercanos a la ingravidez y observar desde el ¨silencio¨ y un sorprendente y nuevo punto de vista el mundo submarino. Seguro que os gusta.

Mi sincero agradecimiento a todo el equipo del Centro de Buceo Agua Amarga por su exquisito trato y saber trasmitirnos su respeto y pasión por el submarinismo y cuanto lo rodea.

 

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam