Las patentes en España son tramitadas en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Para iniciar el trámite es necesario realizar una solicitud de patente de invención en la que se incluya una memoria descriptiva del objeto patente.

Apúntate a nuestra Newsletter
y recibe novedades y noticias acerca de patentes y marcas.
No recibirás correos spam

Acceso a un ejemplo de memoria descriptiva.

En la elaboración de esta memoria debe ponerse especial cuidado en el punto destinado a las reivindicaciones, ya que en él han de quedar plasmadas las condiciones y términos para los que solicitamos que el estado nos otorgue monopolio.

Una vez la solicitud es admitida se le otorga una fecha de solicitud, que será el equivalente a su fecha de nacimiento, y el punto de partida y referencia de cualquier trámite posterior, así como de la validez de la patente.

Dada la complejidad que conlleva crear una solicitud que brinde adecuada protección a una invención es muy recomendable contar con una agencia de propiedad industrial que asesore en el proceso y con su experiencia elabore, en coordinación con el inventor, la memoria descriptiva de la patente.

Además, un profesional debe asesorar sobre lo que puede y no puede patentarse y realizar una evaluación de la viabilidad de la patente. Aclarar en este término que no es posible patentar una idea como tal, lo que se protege es la materialización práctica de la misma, siempre que cumpla con 3 requisitos básicos: que sean invenciones nuevas, que impliquen una actividad inventiva y que sean susceptibles de aplicación industrial.

Patentar en España implica los siguientes pasos administrativos:

patentar en España

Como puede observarse en el diagrama anterior el sistema de tramitación de patentes español tiene como peculiaridad la existencia de una doble vía de trámite.

Como consecuencia de esta doble vía para patentar un producto o invento en España, a medio camino del recorrido es necesario elegir si la solicitud de patente será sometida a un examen de novedad y actividad inventiva, para lo que será necesario el abono de una tasa y su solicitud explicita, o bien se continúa la tramitación por el procedimiento general de concesión.

1.  Procedimiento general de concesión. Características:

  • No se pueden presentar oposiciones.
  • Se pueden presentar “observaciones”.
  • No se realiza estudio de patentabilidad.
  • Concesión directa.

El procedimiento general de concesión tiene como resultado final en todos los casos una concesión de patente, a pesar de existir anterioridades relevantes o de haberse formulado observaciones por parte de terceros con argumentos contundentes en contra. Por tanto, el derecho obtenido por esta vía es un derecho débil, que ofrece una fuerza jurídica menor. Por ello actualmente es una vía en desuso que con el tiempo terminara por desaparecer

 2.  PROCEDIMIENTO CON EXAMEN PREVIO. CARACTERÍSTICAS:

  • Se estudian los resultados del I.E.T. (examen de novedad).
  • Se pueden presentar oposiciones.
  • Si el examen de novedad es negativo o prosperan las oposiciones que puedan presentarse, la solicitud de patente será denegada.

La tramitación con examen previo es la vía más recomendable debido a que las solicitudes son sometidas a una ¨prueba¨ de novedad y actividad inventiva además de a un periodo de posibles oposiciones de terceros. Por tanto el derecho obtenido con una concesión de patente por esta vía es mucho más sólido jurídicamente. Además, pueden realizarse modificaciones en la memoria en base a los resultados del I.E.T. antes de solicitar el procedimiento con examen, lo que es otra gran ventaja.

La elección de una u otra vía se realiza tras la publicación de la solicitud y el resultado del Informe Sobre el Estado de la Técnica ( I.E.T. ). Este I.E.T. puede solicitarse durante los 15 primeros meses de trámite y su resultado muestra los antecedentes encontrados en una búsqueda bibliográfica de anterioridades sobre el objeto patente.

Los resultados de este informe aparecen además clasificados en base a su grado de incidencia sobre la novedad y la actividad inventiva del objeto de la patente.

Acceso a un ejemplo de resultado de I.E.T.

Si no se solicita I.E.T. la solicitud se considera retirada.

La duración del trámite completo de patentar en España es, aproximadamente, 3 años y la concesión otorga protección durante un período de 20 años improrrogables y  esta sujeta al pago de anualidades para su mantenimiento en vigor.

Por último, es interesante conocer que desde el momento en que se solicita la patente se dispone de 12 meses para extenderla a cualquier otro país, por lo que habrá que estar muy atento para no perder la oportunidad.

¿Quieres patentar en España?