Una marca comunitaria tiene validez en todo el territorio de la Unión Europea. Su solicitud es única y se hace extensible a los 28 estados miembros:Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumania y Suecia.

Los costes de hacer un registro de marca comunitaria, ya sea para proteger la imagen corporativa o para diferenciar productos o servicios, son asequibles y suponen una inversión por diez años renovables.

Cuánto cuesta registrar una Marca Comunitaria: Costes

La tasa oficial mínima del registro de una marca comunitaria es de 900 €. A este importe hay que añadir los honorarios profesionales del representante legal que asesora, realiza y vigila la gestión que en promedio pueden oscilar entre los 450 € y los 1.500 €. En el coste final intervienen además varios factores como son:

  • En algunos países o en determinadas ocasiones, el estudio de viabilidad de marca puede suponer un coste. En Protectia este primer estudio es gratuito.

Ampliamos  y detallamos cada una de estas claves para sacar el máximo rendimiento a esta interesante inversión.

Cuánto cuesta registrar una Marca Comunitaria: Consejos

Antes de iniciar un registro de marca comunitaria es recomendable realizar una investigación previa en la que se detecten y evalúen que antecedentes de marcas existen. La localización y evaluación de estos antecedentes es vital para evitar en la medida de lo posible solicitudes que no tendrán éxito. En el caso de marcas comunitarias deben contemplarse las marcas existentes en los 28 países. En Protectia esta evaluación previa es gratuita.

Las marcas comunitarias son el fruto de un acuerdo internacional que facilita la internacionalización de una marca en la Unión Europea en un único registro, por lo que económicamente puede resultar una opción ideal si se tiene interés en varios de los países miembros.

Además, las marcas se protegen para una actividad o producto concreto. Para clasificar estos servicios o productos se utiliza el nomenclátor internacional. Generalmente cada uno de los epígrafes del nomenclátor supone un coste adicional en la solicitud de una marca, pero en el caso de marcas comunitarias pueden incluirse hasta 3 clases por el mismo coste. Este hecho convierte a las marcas comunitarias en la mejor opción si se precisan de varias clases y se tiene interés en más de un país de la UE.

Las marcas comunitarias deben estar asociadas a un servicio de vigilancia. En Protectia el servicio de vigilancia que contempla todas las marcas con validez en España, es decir, aquellas solicitadas en España o como marcas comunitarias, se realiza tras un pago único junto a la concesión de la marca. Este servicio incluye la comunicación de nuevas solicitudes de marcas idénticas o similares, el aviso de su renovación o cualquier otra incidencia del expediente durante toda su vigencia. 

¿Quieres registrar una marca comunitaria?

Solicita información

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam