Antes de hablar en concreto del contrato de transferencia de tecnología, es necesario matizar unos conceptos de base.

Primero: ¿A que nos referimos cuándo hablamos de “transferencia de tecnología”?

La transferencia de tecnología es aquel proceso según el cual se transmiten conocimientos, habilidades y resultados de investigaciones, mediante el que se entablan sinergias entre personas físicas o jurídicas, o incluso entidades estatales o supraestatales para hacer progresar el estado de la técnica, de forma que las partes puedan desarrollar de manera más eficiente el objeto de la innovación trasferida.

La finalidad de esta cooperación es proporcionar y/o intercambiar el know-how de los inventores potenciando la evolución tecnológica de la comunidad. Por lo que se constituyen en un motor eficiente de la economía en general.

En la sociedad moderna, la creación original es uno de los principales activos de cualquier proyecto, es por ello que aprender a transferir tecnología propia a terceros supone descubrir un valioso medio de rentabilizar la investigación y desarrollo y proporciona una vía comercial muy importante para capturar nuevos recursos.

Cómo manejar la transferencia de tecnología es uno de los campos más densos de la propiedad industrial, por lo que hemos simplificado lo más posible las variables que inciden en la misma. Sin embargo, si se llega a dominar, comprendiendo su funcionamiento, permite alcanzar a sus actores superioridades competitivas, por lo que se constituye en una herramienta muy interesante.

Los objetivos de este post son: saber identificar estas oportunidades de negocio y adquirir medios para hacerlas efectivas de manera ventajosa.

Pasos para llegar a un contrato de transferencia de tecnología

  1. Valorar el I+D

Como primer factor en la ecuación de la transferencia tecnológica hay que tomar consciencia del saber hacer propio.

En algunas ocasiones, no se percibe claramente las razones por lo que una empresa vende en el mercado. Detrás del éxito comercial, siempre reside una forma de hacer las cosas diferentes a la competencia que es lo que declina al consumidor a adquirir un producto o servicio determinado.

Comprender cuál es el secreto de ese éxito es el primer paso para valorar los rasgos distintivos de mi negocio.

  1. Generar un derecho tangible susceptible de ser transferido.

Una vez identificados los rasgos innovadores de los procesos de producción, es necesario generar un bien.

La transferencia de tecnología se apoya normalmente en patentes u otros derechos de propiedad industrial. Por lo que si queremos obtener un rendimiento económico de un derecho, tenemos que poseerlo.

  1. Encontrar el socio tecnológico adecuado.

Es importante igualmente, localizar las otras partes receptoras de la tecnología transferida o coadyuvantes en su desarrollo, para encontrarlas existen algunos métodos; así:

  • Análisis de las soluciones de la competencia en el sector, lo que puede llevar a detectar debilidades de su I+D o a acuerdo de colaboración conjunta.
  • Vigilancia tecnológica, en el que la información sobre patentes de terceros proporciona indicios de hacia donde se dirigen los esfuerzos innovadores del sector.
  • Plataformas de conexión entre inventores, desarrolladores e inversores.
  • Plataformas de ofertas de tecnología.
  • Acuerdos marco.
  • Grupos de investigación.
  • Networking, ferias etc..
  1. Hacer efectiva la transferencia de tecnología.

Una vez constituido el derecho e identificado el interesado, sólo queda dar forma jurídica a ese acuerdo de intercambio de know-how en los que ambos se ven beneficiados.

Esto se realiza a través de un contrato de transferencia de tecnología. Normalmente son convenios complejos y que deben ser redactados por profesionales del sector, puesto que las variables que intervienen, las contraprestaciones por las que se transfiere tecnología, las obligaciones de las partes, la identificación del objeto del negocio y el marco a veces difuso de lo que se transfiere, hace imprescindible que el contenido de la traslación quede perfectamente establecido.

En Protectia somos especialistas en contratos de transferencia de tecnología por lo que si te ha interesado este artículo y quieres saber más del tema, sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros.

 ¿Necesitas un contrato de transferencia de tecnología?

Solicita información

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam