La Fundación Cotec, organización empresarial nacida en 1992 con el objetivo de contribuir a promover la innovación tecnológica, ha presentado el pasado 15 de Julio su informe anual sobre tecnología e innovación en España.

En realidad según el Informe Cotec 2014 los datos que recogen el nivel de los principales indicadores de I+D en España comparados a nivel internacional no son muy prometedores y los expertos consultados en general parecen expresar un cauto optimismo.

Los efectos de la crisis económica son claramente visibles, dejando como señal un gasto en I+D de 2012 reducido de un 5,6% con respecto al año anterior y un sistema español de innovación y tecnología que no “arranca”, principalmente por 3 razones (según los expertos que colaboraron a la elaboración del Informe):

  • Escaso apoyo a las políticas públicas de investigación y desarrollo tecnológico,
  • Dificultades de financiación privada por estas actividades,
  • Limitados recursos dedicados por parte de las empresas a la innovación.

Si miramos a la situación por comunidades: Madrid, Cataluña, Andalucía, País Vasco y Comunidad Valenciana representan más del 77 % del gasto total en I+D del país. Las dos únicas que han mejorado sus indicadores con respecto al año anterior son País Vasco y Castilla y León. No vamos a entrar aquí en el mérito de todos los indicadores que componen el estudio, sino a continuación vamos a concentrar la atención en la situación de las patentes en España.

Tecnología e innovación en España: la situación de las patentes

Cómo especificado también en el Informe Cotec 2014, hay tres vías a elegir para que una patente tenga efecto en España:

  • Vía nacional, presentando una solicitud directamente a la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas);
  • Vía Europea (que permite la extensión de la patente a los países miembros del convenio europeo de patentes): tramitando la solicitud a través de la EPO (Oficina Europea de Patentes), tras cuya concesión la patente se puede hacer efectiva en España a través de la presentación de una traducción al castellano de la publicación y pago de las tasas correspondientes.
  • Vía Internacional o PCT (que permite la extensión de la patente a los 148 países miembros del sistema PCT): tramitando la solicitud en la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual), que a su vez permite una doble vía: designación directa a España como país a proteger o fase regional europea, es decir la vía llamada Euro-PCT que origina una solicitud Europea.

La mayor parte de las patentes con efecto en España se presenta a través de una patente europea, representando el 75% de las 261, 834 solicitudes presentadas en 2012. Según los datos recogidos se concluye que en 2012 las solicitudes de origen español de patentes europeas fueron 1548 (crecimiento del 9,6% respecto al año anterior) y las internacionales, vía PCT, 1700 (disminución del 1,7%).

Cierto es que la crisis económica que estalló ha interrumpido la tendencia de crecimiento continuado que se registraba hasta 2008; a partir de ese año, se pueden observar grandes fluctuaciones con respecto al número de solicitudes de patentes.

Cabe mencionar que por primera vez, el Indice Cotec 2014 recoge el Índice Mundial de Innovación, según el cual “la principal debilidad del sistema de innovación español no está tanto en los “inputs” aportados al proceso innovador, sino en la capacidad del sistema de convertirlos en resultados económicos”.

Para finalizar, os dejo consultar el Informe Cotec 2014 completo, para poder profundizar y analizar en detalle los datos y sacar conclusiones. Como se repite a menudo, la innovación es el motor del crecimiento económico y lo que es cierto es que un país donde el sector público resulta el más deteriorado, tiene un largo camino de recuperación. Un sistema productivo basado en investigación e innovación, es decir inversión en I+D, es la clave para garantizar un futuro competitivo al país.

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam