A pesar de la fama de China como el ente copiador por excelencia, este país realiza esfuerzos legislativos para combatir la piratería, modernizando y armonizándose con las prácticas internacionales en la materia.

China, con más de 1.300 millones de habitantes, se está posicionando como la primera economía mundial. El número de patentes en China crece también. 

Sus exportaciones se incrementaron más de un 7% y las importaciones crecieron un 7,3%, además en el año 2013 se ha convertido por primera vez en líder del comercio internacional superando a EE.UU y llegando a un 10% de cuota mundial. El aumento del consumo interno permite la aparición de una clase media, con una alta demanda de bienes de consumo. Este atractivo mercado requiere de una actitud proactiva a la hora de proteger sus activos intangibles y evaluar la posibilidad de adaptar su marca al consumidor chino, con una transliteración al mandarín y/o al cantones.

China es parte del Protocolo de Madrid que permite facilitar la gestión y registro de marcas a nivel mundial mediante el registro de una marca internacional. Por tanto, para hacer efectiva la protección de marcas en ese territorio, es posible ir vía el Protocolo de Madrid o bien a través un registro directo ante su Oficina de Marcas. La elección entre estas dos alternativas será objeto de otro post, hoy nos enfocamos en el camino nacional.

El primer trabajo de un asesor oficial de propiedad industrial sobre este punto es determinar la viabilidad de una marca. En Protectia realizamos esta primera valoración de forma gratuita. Este análisis previo es recomendable ya que se pueden detectar y evaluar los posibles antecedentes. La localización y evaluación de estas posibles marcas anteriores es vital para evitar una inversión infructuosa. En ocasiones, cuando para las denominaciones sugeridas existen varios antecedentes hacemos una investigación más profunda que implica un pequeño coste para evaluar alternativas de registro.

En segundo lugar, si la viabilidad de la marca es positiva, procedemos con la presentación de la solicitud.

Cuánto cuesta registrar una marca en China: Costes principales

La tasa oficial mínima de cuánto cuesta registrar una marca en China es aproximadamente de 150 €, en una clase y designando un máximo de 10 productos y servicios en dicha clase. Cada producto o servicio supone el pago de una tasa adicional.

Al importe de las tasas oficiales de marca en China hay que añadirle los honorarios profesionales del representante legal que asesora, realiza y vigila la gestión que en promedio pueden oscilar entre 800 € y 1.000€.

Las marcas en China se organizan según la 10ª Edición de la Clasificación de Niza, por lo que los productos y servicios deben incluirse dentro de las 45 clases. Un registro multi-clase es posible y nos facilita la gestión de la cartera de nuestras marcas.

tramitacion general para registrar una marca en china

Una vez que la solicitud ha superado el examen formal, se publica y se abre un periodo de 3 meses para posibles oposiciones de terceros.

En caso de ausencia de oposición la marca será aceptada a registro.

En ese momento, se pagan las tasas finales de concesión que de media tiene un coste de 300 € e incluye el tercer elemento fundamental de toda asesoría especializada, la vigilancia del expediente, durante toda la vida de la marca. Esta vigilancia implica que recibirá avisos de nuevas solicitudes de marcas idénticas o similares a la vigilada para poder oponerse, el aviso de su renovación, o cualquier otra incidencia.

¿Quieres registrar una marca en China?

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam