Durante los últimos años estamos asistiendo a un “boom” de desarrollo de aplicaciones móviles, lo que constituye además uno de los mercados actualmente más rentables y es por ello que muchos se hacen la siguiente pregunta: cómo proteger una aplicación móvil.

Esto se debe al enorme crecimiento de la industria de las telecomunicaciones móviles y a la rápida penetración que ha tenido en la sociedad (se calcula que España, por ejemplo, es el país europeo líder en uso de “smartphones” con un 66% de su población) que han hecho que la comunicación cambiara radicalmente y que las nuevas generaciones las manejen de forma intuitiva   y prácticamente nata.

Las aplicaciones móviles han llegado para cambiarnos la vida y mejorar la experiencia de los consumidores a la hora de efectuar cualquier tipo de transacción; así pues existen y se desarrollan apps para todos los gustos, de todo tipo, forma y color y se comercializan clasificadas por categorías como:

  • Juegos
  • Entretenimiento
  • Libros
  • Negocios y finanzas
  • Viajes
  • Redes Sociales
  • Etc.

El potencial de este mercado está en constante aumento: de hecho, la industria de aplicaciones móviles ha conocido un incremento exponencial en el número de descargas de apps en las distintas plataformas desde su nacimiento. En España las que se utilizan principalmente son: iOS, Android, Blackberry y Windows.

Diseñar, desarrollar, producir y finalmente lanzar al mercado una aplicación conlleva una duda frecuente: ¿Cómo proteger una aplicación móvil y sacarle partido a su comercialización?

Elige tu PackApp para registrar una aplicación

                                                                                            

Packapp basic

Packapp plus

Packapp premium

Cómo proteger una aplicación móvil: legislación vigente

A fin de cuentas, una aplicación móvil es un tipo de software y, como es sabido, según la legislación vigente en Europa, no es posible patentar una aplicación móvil.

Dicho esto, la opción más aconsejable y rentable de cara a la comercialización de una app es el proceso de registro de marca, pues esta sera la que los usuarios reconozcan y con la que asocien las bondades de la misma. 

Fase de diseño

La fase del diseño de la aplicación es sin duda la más importante; en función del presupuesto a invertir, el desarrollador se decantará para una plataforma u otra y para qué tipo de dispositivos desarrollar la aplicación (tablets, smartphones, o dispositivos “wearables” como relojes, etc.)

Pero como para cualquier otro signo distintivo, antes de invertir dinero inútilmente habría que tener claro que el paso fundamental para proteger los derechos sobre el producto/servicio desarrollado y para intentar monetizar todos los esfuerzos de desarrollo es el registro de marca, y en el caso concreto de las aplicaciones móviles sus nombres representan sus marcas.

Para concluir, os dejo unos consejos básicos sobre desarrollo de aplicaciones móviles y cómo proteger una aplicación móvil:

  • Planificar todo muy bien antes de empezar el proyecto (realizar estudio de mercado, investigación preliminar, etc.)
  • Una vez que se tenga la aplicación desarrollada, antes de su publicación en las tiendas comprobar, preferiblemente con el apoyo de una agencia de la Propiedad Industrial, su viabilidad como marca. Es decir: a través de un atento estudio previo (en Protectia, esta valoración es totalmente gratuita) ver qué marcas anteriores registradas o solicitadas idénticas o parecidas hay en los territorios de interés comercial para comprobar que efectivamente no serán un obstáculo para el registro del nombre de la app como marca.
  • Contar con una buena campaña de marketing, para poder llegar a un número amplio de usuarios potenciales.

¿Estás interesado en proteger tu aplicación móvil?

Solicita información

 

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam