La historia de Lego, sexto fabricante de juguetes más grande del mundo, está plagada de éxitos comerciales en todo el mundo asociados al ingenio, la innovación y a la protección de:

  • su imagen como marcas
  • su tecnología como patentes
  • y sus creaciones como diseños industriales.

De hecho el bloque de plástico interconectable, una de las primeras patentes de la firma Danesa, fue incluida en la Revista Fortune como uno de los productos del siglo y la asociación británica de vendedores de juguetes lo distinguió tambien como el juguete del siglo.

Este coloso en la fabricación de juguetes nacido en 1932 y no ha cesado de innovar desde entonces. Tras algunos periodos duros ha logrado destacar también en los nuevos tiempos tecnológicos. Un claro ejemplo de ello es la serie dedicada a robótica que desarrollo a finales del siglo pasado y lanzo al mercado de forma exitosa a comienzos del siglo XXI con la marca registrada ¨Mindstorm¨. Esta es en la actualidad mi línea favorita, como la de intuyo más de un adulto y que además presenta una perspectiva educacional sin precedentes.

La nueva esencialidad de esta línea, en cuyo desarrollo no solo se tiene en cuenta la opinión de los usuarios más avanzados, sino también la colaboración de varios destripadores del mismo, quedo reflejada en una solicitud de patente depositada en Dinamarca el 4 de Febrero de 1999 y que se valido en España tras la concesión de una patente europea con fecha de publicación en el BOPI 16 de Febrero de 2007. A esta traducción española completa puede accederse en el siguiente enlace.

Acceso a la memoria en español de la patente de Lego Mindstorm: ES-2265333_T3

Donde puede apreciarse como en su primera reivindicación se describe:

Un elemento de construcción de juguete controlado por microprocesador que comprende un microprocesador que puede ejecutar unas instrucciones en forma de un programa almacenado en una memoria, comprendiendo dicha memoria unos subprogramas que pueden ser activados individualmente mediante la especificación de una lista de llamadas de subprograma; unos medios de acoplamiento que pueden interconectarse con unos elementos de construcción susceptibles de ser desplazados por unos medios de activación, pudiéndose controlar dichos medios de activación en respuesta a las instrucciones, caracterizado porque comprende unos medios de comunicación que pueden transmitir la lista de llamadas de subprograma a un segundo elemento de construcción de juguete para su programación. 

Esta es una excelente muestra de patente de éxito: Su contenido contempla un novedoso avance técnico en los juegos cuyo monopolio ofrece a Lego una ventaja competitiva en el mercado internacional.

Apúntate a nuestra Newsletter
Recibirás una vez al mes novedades y noticias sobre patentes, marcas y mucho más
No recibirás correos spam