Se definen trolls de patentes (más conocido también como Patent trolls en inglés) aquellos particulares o firmas especuladoras que se dedican a comprar patentes baratas – generalmente de empresas en declive- con la única finalidad de usarlas como armas legales para hacer negocios con ellas, sin la intención de fabricar o comercializar el producto objeto de patente.

Los trolls de patentes se dedican a acumular patentes de todo tipo para amenazar y en su defecto demandar a otras empresas (generalmente las más grandes) alegando que uno de sus productos infringe una o varias de sus patentes compradas.

En la práctica, es un sistema mucho más radicado en Estados Unidos con respecto a Europa, principalmente por dos razones:

  • Las cuantías que implica un pleito en EE.UU son muy altas, por tanto esto impulsa a los acusados de infringir una patente a evitar la vía judicial a toda costa, tratando de llegar a un acuerdo con la parte demandante bien en forma de compensación por el uso anterior o de licencia por el uso actual y futuro.
  • Los estándares de concesión de patentes europeas son más limitados, rígidos y exigentes.

En Estados Unidos existe un debate acerca de la necesidad de reformar el sistema de patentes debido a los efectos negativos que estos “Trolls de Patentes” están causando en el sistema de innovación: de hecho, paradojicamente cuanto invierta una compañía en I+D más probabilidades tiene de ser atacada y verse sometida a litigio por una de estas empresas que alegue una infracción de sus patentes.