Se define cómo secreto industrial o empresarial al conjunto de información confidencial referente al know-how de una empresa que no se desea se conocida por terceros.

El secreto industrial (protegido por la Ley de Propiedad Industrial) puede consistir en cualquier fórmula, modelo o patrón o conjunto de información que sea utilizada en un negocio y que le provea de una oportunidad para obtener ventajas sobre sus competidores que no conocen ni usan dicha información.

secreto industrialEn definitiva, el secreto industrial más que un auténtico sistema de protección consiste en una obligación jurídica de determinadas personas involucradas en el manejo de cierta información valiosa para una empresa.

El valor de esta información, en un entorno donde los datos y los conocimientos constituyen valioso activos intangibles, es muy grande. Por tanto, la comercialización ilegítima de dicha información, su uso no autorizado, o su revelación a terceros, puede afectar gravemente la estructura de las empresas.

Los principales requisitos para que la información titularidad de una empresa se considere secreto industrial, y sea así susceptible de protección:

  • Que se refiera a información de carácter comercial o industrial con valor potencial dentro del flujo de comercio.
  • Que esta información represente una ventaja competitiva.
  • Que la información en cuestión no resulte evidente para un experto en la materia.
  • Que la información no tenga un fácil acceso y sea conocida por un número restringido de personas.
  • Debe ser información lícita y referirse a una actividad o aplicación legal.

El secreto industrial se protege fundamentalmente por medios físicos de seguridad combinados con cláusulas contractuales que formalizarán explícitamente la obligación de preservar la información a la cual se tiene acceso y reforzarán la constancia del carácter reservado de la información empresarial para el obligado, estableciendo, en definitiva, la política de confidencialidad corporativa tanto interna como externa.