Las reivindicaciones de patente son el elemento fundamental de la memoria descriptiva de la misma, ya que tienen como objetivo definir y delimitar la protección de la invención objeto de patente.

Cabe destacar que el formato de una solicitud de patente varía según el país. Sin embargo, en general la solicitud se basa en un listado más o menos complejo de información de la cual la descripción detallada de la invención y las reivindicaciones son lo principal.

Mientras que en la descripción se muestra cómo realizar y utilizar la invención, en las reivindicaciones de patente se define el alcance de la protección jurídica.

Las reivindicaciones definen el objeto para el que se solicita la protección y deben:

  • Ser claras y concisas.
  • Estar fundadas en la descripción.
  • Incluir los detalles técnicos que particularizan a la invención.
  • No incluir atributos ni beneficios de la invención.

De alguna manera el juego de reivindicaciones de una patente puede ser visto como las clausulas de un contrato que pretendemos firmar con un Estado para que nos otorgue una explotación en exclusiva. Motivo por el que es muy importante, dada la naturaleza delicada y compleja de la materia, contar con un equipo profesional técnico-jurídico especializado en patentes que redacte de la manera más amplia y completa posible las reivindicaciones, que deberán abarcar todos los aspectos técnicos de la invención incluidos en la descripción detallada.

Sólo la tecnología que está incluida en las reivindicaciones de patente estará protegida.

Por tanto, cualquier elemento de la invención incluido en la descripción detallada que forma parte de la solicitud, pero que no esté incluido en las reivindicaciones, pasa a ser parte del estado de la técnica una vez que la solicitud de patente se haya publicado o la patente se haya concedido.