La marca comunitaria es una marca única, a través de un procedimiento unitario y pago de una sola tasa, tiene validez en todo territorio de la Unión Europea.

La marca comunitaria otorga a su titular un derecho exclusivo válido en todos los Estados miembros de la UE, y se registra en la OAMI (Oficina de Armonización del Mercado Interior), oficina europea cuya sede está en Alicante (España) y que es responsable del registro de marcas, modelos y dibujos en los 28 países de la UE.

marca comunitariaCroacia, Grecia, Portugal, Alemania, Dinamarca, Holanda, Luxemburgo, Reino Unido, Austria, Eslovaquia, Hungría, Rumania, Bélgica, Eslovenia, Irlanda, Malta, España, Bulgaria, Estonia, Italia, Suecia, Checa, Rep., Finlandia, Letonia, Noruega, Francia, Polonia.

Una vez concedida, un expediente comunitario tiene validez por 10 años desde la fecha de solicitud, renovables indefinidamente por igual período de tiempo. Por tanto, para mantener activo el derecho, es imprescindible solicitar la renovación de la marca comunitaria.

Si se tiene interés en proteger un signo distintivo en dos o más países europeos, la marca comunitaria es la modalidad de registro más aconsejable.

Marca comunitaria, ¿Cuáles son las ventajas concretas de un registro de marca comunitaria?

  • Practicidad: alguien que quiera tutelar el propio signo distintivo en varios países miembros de la UE, tendrá el beneficio de que con un único trámite la protección se extiende a todos los países UE.
  • Costes reducidos en relación al territorio abarcado.
  • Tramitación rápida: alrededor de 8 y 10 meses, si no se plantean oposiciones. Por esto, es de fundamental importancia confiar en una Agencia de Propiedad Industrial como Protectia, que realice un detenido estudio de viabilidad de marca, es decir: una búsqueda de anterioridades que permita conocer las posibilidades de éxito del registro.
  • En la resolución de oposiciones, rige el criterio “quien pierde paga”, es por tanto un proceso administrativo con castas.
  • Se pueden incluir, al mismo coste, hasta 3 clases del Nomenclátor Internacional de Marcas.
  • En el proceso de registro de marca comunitaria, existe un período de negociación denominado cooling off tendente a llegar a acuerdos entre partes, lo que facilita el tráfico comercial intracomunitario y la concesión de expedientes sin recurrir al gasto de las oposiciones.