Una agencia de propiedad industrial es un despacho profesional que se dedica al asesoramiento, gestión, vigilancia y defensa de invenciones, creaciones de forma, signos distintivos y derechos de autor.

El objeto de protección es la “propiedad industrial e intelectual”, es decir, el conjunto de derechos intangibles fruto de una actividad creativa humana, que suponen la diferencia competitiva con respecto a otros agentes intervinientes del mercado, por lo que poseen gran valor económico. Ejemplos de estos bienes intangibles: marcas, patentes, diseños industriales y modelos de utilidad.

Agencia-de-Propiedad-IndustrialTanto las grandes empresas, las PYMES y particulares con una mentalidad emprendedora en general necesitan proteger sus invenciones o signos distintivos a nivel nacional o en distintos países, a través de un procedimiento seguro y sencillo, pudiendo además contar con asesoramiento y ayuda en la gestión de los trámites necesarios: todo esto, puede llevarse a cabo a través de una agencia de propiedad industrial.

Agencia de Propiedad Industrial: organigrama

Dentro de una Agencia Oficial de Propiedad Industrial existe la figura del Agente que es el profesional del ramo que actúa como representante legal entre el cliente (por ejemplo, un inventor) y la oficina de patentes y marcas correspondiente. (Aquí podéis encontrar una interesante y completa guía de Oficinas de propiedad intelectual, realizada por la OMPI, Organización Mundial de la Propiedad Intelectual).
En cuanto a su organigrama una agencia de propiedad industrial está formada por un equipo variado que comprende:

  • Abogados, con el conocimiento adecuado sobre la ley de patentes y de marcas.
  • Ingenieros y licenciados en ciencias especializados en las distintas disciplinas técnicas y científicas.
  • Equipo administrativo.