El Acuerdo de Londres (London Agreement) sobre la aplicación del artículo 65 del Convenio de la Patente Europea (CPE), es un acuerdo opcional ratificado con el objetivo de abaratar los costes relacionados con la traducción de las patentes europeas.

Cuando la Oficina Europea de Patentes haya concedido una patente europea que incluya a Estados designados cuyo idioma oficial sea distinto del alemán, francés e inglés, el titular de la patente puede tener que cumplir con el requisito de presentar una traducción de la patente en la Oficina nacional de todo Estado designado que haya establecido esa exigencia. Este procedimiento se denomina procedimiento de validación.

Sin embargo, algunos Estados miembros del Convenio de la Patente Europea han firmado el Acuerdo de Londres para unificar los requisitos de la traducción post-concesión, y eximir de la misma a los titulares de las patentes europeas, en determinadas condiciones. Cabe destacar que España no forma parte de dicho Acuerdo.

Los Estados contratantes del CPE que han ratificado o se han adherido al Acuerdo de Londres se comprometen a renunciar, en su totalidad o en gran parte, al requisito de traducción de las patentes europeas.

El Acuerdo de Londres, entrado en vigor el 01 de mayo 2008, distingue entre:

  • los Estados que tienen lengua oficial en común con uno de los idiomas oficiales de la OEP (Inglés, francés y alemán): prescinden de la necesidad de traducción en virtud del artículo 65 del CPE artículo 1.1 del Acuerdo. Esta disposición se aplica actualmente a los siguientes estados: Francia, Alemania, Irlanda, Liechtenstein, Luxemburgo, Mónaco, Suiza, Reino Unido.
  • los Estados que no tienen lengua oficial en común con uno de los idiomas oficiales de la EPO pueden exigir o no la traducción de únicamente las reivindicaciones en su idioma oficial. Estos estados son: Albania, Croacia, Dinamarca, Finlandia, Antigua República Yugoslava de Macedonia, Hungría, Islandia, Letonia, Lituania, Países Bajos, Noruega, Suecia, Eslovenia. Requerirían de solamente la traducción de las reivindicaciones si existe una versión inglesa de la patente: Albania, Croacia, Dinamarca, Finlandia, Hungría, Islandia, Noruega, Suecia y Holanda e independientemente de la versión existente: Macedonia, Letonia, Lituania y Eslovenia.

En España, al no haberse adherido al Acuerdo de Londres, es necesaria la traducción completa de la patente al español.