La actividad inventiva es uno de los tres requisitos fundamentales para que una invención sea patentable.

Los otros dos requisitos son la novedad y aplicación industrial.

actividad inventivaEl requisito de actividad inventiva, según la Ley de patentes Española, es de carácter objetivo e independiente del esfuerzo que haya desarrollado el inventor para llegar a la solución técnica que solicita patentar. 

Según el art.8.1 de la citada ley  “[..] se considera que una invención implica una actividad inventiva si aquella no resulta del estado de la técnica de una manera evidente para un experto en la materia [..]”.

Es decir: para determinar el requisito de actividad inventiva, un especialista en el campo técnica correspondiente a la invención compara el objeto de la solicitud con el conjunto de anterioridades comprendidas en el estado de la técnica. 

El experto en la materia, en el campo de la técnica a que se refiera la invención, relacionando sus conocimientos no podría llegar de una manera fácil y obvia a la invención. Por tanto, lo que se exige es un progreso tecnológico.

Cabe destacar que la actividad inventiva es el requisito de patentabilidad que mayor margen de maniobra permite a las distintas Oficinas de Patentes, que a través de sus directrices de examen pueden dificultar o facilitar la obtención de la patente, elevando o disminuyendo el nivel de exigencia.